La cultura de la paz y la no violencia en Santillana Proyectos

El 30 de enero se celebra el Día Escolar de la Paz y la No Violencia y, por eso, durante estos días vamos a recordar con nuestro alumnado los valores de la paz y la no violencia. Pero estos valores y actitudes no han de ser trabajados solamente un único día, sino que deberían convertirse en una manera de vivir.

¿Qué entendemos por la cultura de la paz y la no violencia?

Cuando hablamos de la no violencia no nos referimos a tener una actitud pasiva, en la que simplemente sea suficiente con no generar violencia, sino a una actitud activa con la que nos impliquemos en el uso y la transmisión de estos valores, que intervengamos cuando haya dificultades, etc.

Si queremos que la infancia aprenda estos valores y actitudes, primero debemos ser un modelo para ella. Esto conlleva vivir en un marco de convivencia respetuosa y pacífica, hacer frente a los problemas usando la paz, la apertura a los demás, la mediación para la resolución de conflictos…, tanto con el alumnado como con los miembros de la comunidad educativa.

Una vez que aceptamos este marco de actuación, podemos plantear actividades específicas para enseñar maneras concretas de actuar, de relacionarnos o de mediar. La dificultad que se presenta en Educación Infantil es el desarrollo cognitivo de nuestro alumnado, que todavía está muy condicionado por el egocentrismo. Es decir, sabemos perfectamente que a las niñas y los niños les cuesta reconocer las necesidades, sentimientos y emociones de los demás, así como valorar las consecuencias de sus actos en las otras personas. Por esta razón, uno de los principales valores que podemos empezar a trabajar es la convivencia, ayudándolos a conocer las normas de las relaciones sociales y a descubrir qué sucede después de actuar de una u otra manera, pero también a trabajar con modelos. A continuación, os proponemos diferentes maneras de trabajar la cultura de la paz y la no violencia usando Santillana Proyectos.

La cultura de la paz y la no violencia a través de un modelo

La elección del 30 de enero para la celebración de este día es un homenaje al fallecimiento de Mahatma Gandhi, y os proponemos que uséis a este personaje como referente para trabajar los valores de ese día mediante el proyecto La vuelta al mundo.

En este proyecto aprovecharemos el viaje de Phileas Fogg y su estancia en la India para hacer que se encuentre con el personaje de Gandhi. Así, podemos simular que se encuentra con él de verdad o que ve una estatua suya, interesándose entonces por quién fue esa persona.

De esta manera, podemos explicar quién fue Gandhi y qué consiguió, así como por qué es uno de los mayores referentes a nivel mundial para el pacifismo, y preguntar a nuestro alumnado si estamos de acuerdo con lo que consiguió y con la manera en que lo hizo. Como actividad os proponemos hacer nuestro propio homenaje, por ejemplo, creando y habilitando el rincón de la mediación.

El rincón de la mediación será nuestro espacio para hablar cuando tengamos un problema con algún compañero o compañera, y en él aprenderemos a utilizar un patrón de conducta. Para ello será necesario que enseñemos a la clase a afrontar las discusiones, peleas o conflictos en general, explicando paso a paso lo que debemos a hacer, hasta que sea el propio alumnado quien tenga la iniciativa de dirigirse al rincón de la mediación.

La cultura de la paz y la no violencia a partir de la convivencia

Otra opción para trabajar los principios de este día es mostrar la convivencia y ayudar a nuestros alumnos y alumnas a descubrir a los demás y que comprendan que sus acciones pueden provocar emociones en las otras personas. Para ello podemos usar los proyectos de Santillana, por ejemplo, El pollito, Los pingüinos, El gorila, El circo, El hada y el gnomo, Monstruos, Dragones, etc.

Queremos transmitir que todos estos animales, personas, etc., no viven solos, sino que hay más seres con los que conviven. Por ello crearemos un mural con toda el aula. Cada persona pintará su gorila, su monstruo…, y después los colocaremos en un mural, haciendo que estén junto con sus familias o amistades. Con este mural descubriremos que ha sido necesaria la participación de toda la clase para hacer que un conjunto de gorilas viva en la jungla o para formar una comunidad de monstruos. Finalmente, reflexionaremos sobre cómo nuestro dibujo individual se ha convertido en un mural mucho más grande, o también sobre cómo al principio nuestro animal estaba solo y luego, al ponerlo en el mural, ha encontrado a otros seres similares. Además, ayudaremos al alumnado a reflexionar sobre el proceso de creación del mural, es decir, si lo hemos hecho pacíficamente, si hubo algún problema en la manera en que se realizó, etc.

Estas propuestas nos ayudarán a trabajar los valores y actitudes de la cultura de la paz y la no violencia con Santillana Proyectos, pero también a mantenerlos más allá de la celebración de este día.

¡Salgamos a jugar en invierno!

Aunque el frío ya ha llegado, este mes iniciamos el invierno. ¿Vamos a quedarnos encerrados en la escuela y en casa? ¡No! También queremos divertirnos en invierno.

Con el proyecto de ciclo Los Juegos Olímpicos vamos a trabajar una propuesta de actividades y deporte que podemos practicar en invierno, tanto si vivimos en la montaña como en la playa.

Os proponemos ampliar este proyecto para recrear nuestros propios Juegos de Invierno, en los que cada nivel va a inventar un juego para añadir a la Jornada de los Juegos de Invierno de nuestra escuela y que celebraremos al finalizar el proyecto. Para ello será necesario investigar sobre el invierno y experimentar con juegos y actividades.

    

Como punto de partida de este conjunto de actividades usaremos el proyecto Los Juegos Olímpicos para conocer en qué consisten las olimpiadas y, cuando lleguemos a la tarea relacionada con los Juegos de Invierno, promoveremos preguntas como la siguiente: ¿por qué los Juegos de Invierno son diferentes a los otros?, y compararemos imágenes de atletas y esquiadores o esquiadoras, por ejemplo.

  

Al investigar sobre los deportes de invierno queremos también saber más sobre las características del invierno, el frío, cómo la actividad física nos ayuda a entrar en calor, etc.

Aquí podemos diferenciar actividades por niveles, por ejemplo:

A partir de lo aprendido, cada grupo va a preparar un juego de invierno para realizar en las jornadas que organizaremos para la finalización del proyecto. Todos los niveles compartirán lo aprendido en el proyecto Los Juegos Olímpicos, jugando y realizando actividades conjuntamente en la Jornada de los Juegos de Invierno de nuestra escuela, como, por ejemplo: realizar una carrera para entrar en calor, calentarnos mutuamente con la fricción de nuestras manos, hacer un puzle 3D para la construcción de una hoguera, transportar nieve (algodón o nieve hecha de poliespán) de un recipiente a otro, etc. Además, tal y como hemos aprendido en el proyecto, necesitaremos un espacio para animar a los participantes, por lo que podemos ensayar algún mensaje de apoyo, como “¡Arriba, Leones, seréis los vencedores!”, e incluso podemos preparar la recompensa final con una bebida caliente.

Con la ayuda de las maestras o maestros y las familias, organizaremos la Jornada de los Juegos de Invierno de nuestra escuela, y todos los grupos participarán en los juegos que han creado los demás.

¿Cómo habéis trabajado en vuestra escuela el proyecto de Los Juegos Olímpicos?

Aplicar los principios neurocientíficos de Santillana Proyectos: ¿cómo usar el juego según estos principios?

Ya os explicamos en el artículo «Neuroeducación y Santillana Proyectos 3.0» cómo aplicar los principios de la neurociencia para lograr un aprendizaje significativo y el desarrollo integral de alumnas y alumnos. Entre ellos os hablamos del juego.

No es nuevo que en nuestras sesiones en el aula empleemos el juego para promover ciertos aprendizajes con un carácter más lúdico, pero ¿sabemos usarlo para el aprendizaje significativo en los proyectos?, ¿cuándo es más recomendable proponer juegos?

Ideas clave 

El juego es el modo de experimentación y de satisfacer la curiosidad de los niños y niñas en los primeros años, por tanto, no es únicamente el componente lúdico el que lo hace atractivo, sino también su interés para el aprendizaje.

Durante el juego, niños y niñas interactúan, se mueven, hacen nuevas creaciones, tocan diferentes texturas y formas, comparan, hablan, etc. Es decir, prácticamente podríamos hablar de todo tipo de acciones que realizan de forma natural y con un interés propio. Así pues, si queremos usar esta exploración innata para los proyectos debemos buscar los contenidos que queremos que descubran en cada momento.

Cuando hemos experimentado el juego con nuestros alumnos y alumnas nos hemos dado cuenta de que en un primer momento hay mucha euforia o excitación por la novedad, bien por el juego o bien por los materiales, y para que el juego se desarrolle con normalidad y atención debemos dejar unos minutos iniciales para que niñas y niños toquen, prueben, observen, etc. Así pues, sabemos que en todo momento de juego tenemos que contar con un breve margen de tiempo para habituarse al espacio y los materiales.

¿Cuándo usaremos el juego en Santillana Proyectos?

Si el juego es lo que va a ayudarnos a despertar el interés y la exploración de los nuevos conocimientos, en el proyecto podemos aplicarlo en sus tres fases. Para mostrarlo vamos a usar tres proyectos, uno de cada nivel, para ejemplificar su uso:

  • A través del juego en la fase de preparación del proyecto, buscamos que nos sirva para descubrir un nuevo tema, despertar la curiosidad y querer saber más. Por ejemplo:

Proyecto de nivel I «La tortuga»: convertimos la adivinanza inicial en un juego psicomotor. En la primera parte del juego tenemos que construirnos un caparazón como el de la tortuga, por lo que, bien en la mochila bien dentro del babi escolar (si lo desabrochamos será más fácil), ponemos pelotas de goma. Ya «llevamos nuestra casita encima». Con la carga en la espalda hacemos una competición de lentos, vamos a ver quién se mueve más lentamente para llegar a la puerta de la clase, reproducimos la parte «ando muy despacito» y, a la señal de la maestra (una palabra clave, una canción, un apagón de luces, etc.), tenemos que escondernos dentro de un espacio ya preparado en el aula (una tienda de campaña, por ejemplo) o esconder manos y pies dentro del babi, reproduciendo «me escondo en mi caparazón». Una vez finalizado el juego, hablamos sobre qué otras características tienen las tortugas y así exploramos conocimientos previos y preparamos la investigación que realizamos a continuación en el proyecto.

  • En la fase de desarrollo queremos descubrir diferentes características del tema que estamos trabajando en el proyecto. Aquí prácticamente podríamos hacer un juego por cada tarea del proyecto, pero os recomendamos que sobre todo lo uséis como tarea previa al aprendizaje explícito, es decir, antes de la ficha. Por ejemplo:

Proyecto de nivel II/ciclo «Los egipcios»: ambientamos el aula con tres espacios diferenciados: uno para la tierra, otro para el agua y otro para el cielo, y ponemos elementos típicos de cada uno en su lugar correspondiente, por ejemplo, en el cielo podemos colgar nubes de algodón, en el mar podemos poner un fondo de color azul con dibujos de olas y en la tierra ponemos piedras, hojas, etc. El juego trata de que cuando aparezca la imagen de un animal en la PDI debemos desplazarnos al lugar que corresponde a ese animal (si es un ave iremos al cielo, si es un pez al agua y si es un león a la tierra) e imitaremos cómo se desplaza ese animal en ese medio.

  • En la fase de valoración del proyecto podemos usar el juego para recordar los diferentes contenidos que hemos aprendido y ayudar a realizar la síntesis. Por ejemplo:

Proyecto de nivel III «El astronauta»: preparamos un circuito de psicomotricidad en el que recogemos los diferentes escenarios de un astronauta, por ejemplo, iniciamos el circuito vistiéndonos de astronauta, nos ponemos un casco, subimos las escaleras de la nave, nos sentamos y nos ponemos el cinturón. Una vez abrochado, lo desabrochamos, caminamos entre neumáticos, esquivamos alguna columna simulando el terreno irregular de la Luna y, finalmente, damos dos vueltas a la Tierra y pasamos la indumentaria a un nuevo compañero o compañera. Podemos hacer una competición por equipos, a ver quién es el primero que consigue que todos sus integrantes acaben el circuito. Finalmente, usamos el circuito para poner en común las diferentes estaciones por las que hemos pasado y lo que recordamos de lo que hemos aprendido en el proyecto.

¿Qué juegos usáis vosotras y vosotros en Santillana Proyectos? Contadnos vuestra experiencia en los comentarios de este artículo.