Proyectos con implicación en nuestro entorno

¿Por qué habéis decidido trabajar por proyectos en vuestra escuela? Es una pregunta que de manera indirecta se trata en casi todos los artículos de este blog. Lo que pretendemos con esta metodología es la mejora del aprendizaje del alumnado, que sea más significativo y favorezca el desarrollo de las capacidades.

La mejor manera de hacerlo es aprovechando los recursos de nuestro entorno para que la experiencia del alumnado tenga unos efectos reales en su contexto. ¿Y cómo podemos facilitar que Santillana Proyectos conecte más con nuestro entorno?

Hay algunos proyectos de Santillana que por su temática favorecen realizar una salida de la escuela y conocer entornos nuevos, como, por ejemplo, el proyecto Los bomberos en el que resulta muy útil hacer una visita al parque de bomberos más cercano. O incluso se puede conocer algún restaurante, la cocina de la escuela o una empresa de catering al trabajar con el proyecto El cocinero y la cocinera. Pero ¿cómo podemos trabajar con los proyectos en los que no se ve tan fácilmente una vinculación con el entorno? Para ello os presentamos tres propuestas que podréis aplicar en los proyectos que habéis decidido trabajar en vuestra escuela.

Visitamos a las personas mayores de nuestro municipio

En esta propuesta vamos a realizar una visita a alguna residencia o centro de día para conocer a las personas mayores de nuestro barrio, pueblo o ciudad. Lo que pretendemos es descubrir nuestro entorno más cercano y la interacción con las personas que forman parte de él, en este caso la gente mayor.

Podemos realizar esta visita en cualquiera de las fases del proyecto; así, de las siguientes propuestas podemos escoger la que más nos convenga:

  • Fase de preparación: usaremos la visita para conocer una realidad y despertar el interés por investigar un tema. Por ejemplo, podemos pedir a las personas mayores que nos hablen de los animales que han criado cuando eran más jóvenes para relacionarlo con proyectos como El pollito, o que nos cuenten cuál es su comida preferida y qué les gusta cocinar, lo que nos servirá para investigar cómo se cocina (El cocinero y la cocinera) o qué podemos cocinar con chocolate (El chocolate).
  • Fase de desarrollo: aprovecharemos la visita para realizar alguna tarea conjunta con las personas mayores. Por ejemplo, con el proyecto El agua podemos hacer experimentos en común.
  • Fase de valoración: visitaremos a las personas mayores para explicarles todo lo que hemos aprendido. Por ejemplo, en el caso de los proyectos El castillo o Los romanos, si nuestra ciudad o pueblo tiene un castillo o restos romanos, podemos contarles los conocimientos que hemos adquirido y que, a la vez, estas personas nos cuenten lo que saben de esos monumentos.

Usamos la biblioteca municipal

La biblioteca, tanto la de la escuela como la municipal, es un recurso muy habitual cuando aprendemos, pero ¿se ha utilizado en las diferentes fases de Santillana Proyectos? Con esta propuesta pretendemos ayudar a contextualizar los aprendizajes, haciendo que la propia visita a la biblioteca sea ya un aprendizaje de descubrimiento del entorno.

  • Fase de preparación: usaremos habitualmente la biblioteca como fuente de conocimiento para el alumnado, ya que contiene información sobre muchos temas. A veces ocurre que las niñas y los niños solicitan información sobre un tema concreto del que no hay material en la biblioteca. Es el caso de proyectos como, por ejemplo, El gorila, Los pingüinos o El delfín. Por ello nos encargaremos de buscar información sobre alguno de estos temas para llevarla a la biblioteca y que así esta tenga material que luego se pueda compartir con otras personas.
  • Fase de desarrollo: visitaremos la biblioteca para obtener la información que nos hace falta para trabajar con el proyecto, aprovechando además la visita para conocer este espacio y cómo usarlo.
  • Fase de valoración: como hemos creado material nuevo sobre un tema concreto, lo prepararemos para exponerlo en la biblioteca y así facilitaremos que los niños y niñas de nuestro entorno puedan también acceder a él.

Compartimos nuestro aprendizaje

Siguiendo el hilo de la propuesta de exponer en la biblioteca lo que hemos aprendido, os planteamos acordar con otra escuela la organización de una pequeña jornada que sirva para conocernos y explicar lo que cada grupo escolar ha aprendido en su proyecto.

Esta propuesta se realizará en la fase final de los proyectos, cuando hablamos de lo que hemos aprendido, pero, en lugar de exponerlo en clase, lo haremos con el alumnado de otra escuela.

Para empezar la jornada podemos hacer algunos juegos de presentación, por ejemplo, pasarnos la pelota y decir el propio nombre y explicar alguna característica de nuestra clase (su denominación, qué juegos hay, dónde nos sentamos en ella, etc.). Continuaremos explicando en qué ha trabajado cada grupo y qué actividades hemos realizado, para lo cual podemos hacer una actividad como ejemplo. Finalmente, el otro grupo nos explicará lo que ha trabajado y qué ha aprendido, y realizaremos la actividad que nos ha preparado.

Esta es una propuesta un poco más ambiciosa que la anterior, ya que requiere mayor organización y coordinación, pero el resultado puede ser muy enriquecedor. Además, conocer lo que se ha trabajado en otra escuela podría despertar el interés de nuestro alumnado. Por ello es interesante preguntar a la delegada o al delegado de Santillana qué escuelas del entorno usan Santillana Proyectos para iniciar el contacto.

Realizando cada una de estas tres propuestas en todo el curso escolar habremos garantizado, al menos, una salida fuera del centro por trimestre y acercar la realidad al aprendizaje de nuestro alumnado.

Profundizamos en la reflexión sobre la coeducación desde Santillana Proyectos

Abordar la perspectiva de género en las escuelas y la coeducación es muy habitual en la actualidad y, especialmente, en las celebraciones del Día de la Mujer Trabajadora. ¿Habéis reflexionado en vuestra escuela sobre cómo abordar esta cuestión? Ya os presentamos ese tema en el artículo “Afrontar la coeducación y la perspectiva de género con Santillana Proyectos”, en el que explicamos diferentes propuestas para trabajar en el aula, y ahora queremos profundizar un poco más en este tema.

A continuación, os ayudaremos a iniciar esta reflexión sobre la coeducación para saber cómo abordarla desde Santillana Proyectos.

Fase de preparación

Uno de los primeros pasos que debemos dar es tomar conciencia de todo aquello que pueda influenciar en la coeducación y en la perspectiva de género. Se trata de que pensemos en el currículo oculto, es decir, en todo aquello que hacemos, decimos o defendemos en el aula de manera natural e inconsciente y que también transmitimos a nuestro alumnado.

Por esta razón empezaremos el trabajo de la coeducación pensando y analizando cómo es nuestra manera de intervenir en el aula, ya que los docentes somos los principales modelos, junto con las familias, para las niñas y los niños durante esta etapa, quienes copiarán nuestra manera de hablar y de actuar.

Estos son algunos elementos en los que podemos fijarnos al interaccionar en el aula:

  • El lenguaje. Conviene analizar cómo nos referimos a todo el grupo, si hacemos siempre la misma mención a los niños que a las niñas, etc.
  • Los estereotipos. Hay que fijarse en si tenemos expectativas idénticas en el alumnado independientemente de su sexo, si alabamos más la belleza en las niñas y la fuerza o la valentía en los niños, si les ofrecemos los mismos juegos simbólicos a los dos géneros…

  • Los materiales de aula. En este caso debemos valorar si los materiales de aula refuerzan los estereotipos de género, si abarcan toda la diversidad del aula, etc.
  • Las actividades. Se observarán aspectos como si favorecemos que todo el alumnado tenga la oportunidad de jugar a lo mismo, si hacemos que se relacionen las niñas y los niños sin prejuicios, si los agrupamos por sexo o si hacemos actividades explícitas de reflexión sobre coeducación.

Todos estos elementos los hemos ido adquirido también por nuestra propia trayectoria personal, por la influencia del contexto y el entorno, por tradición, etc., y es posible que nos pasen desapercibidos. Para evitar transmitir estereotipos de género es importante que tomemos conciencia de nuestra realidad para poder definir cómo actuar sobre ella.

Cómo coeducar con Santillana Proyectos

Ahora ya podemos tomar parte activa en la toma de decisiones y en la acción de intervenir en el aula con propuestas de coeducación.

Al utilizar Santillana Proyectos deberemos tener en cuenta estas consideraciones:

  • Evidenciar la existencia y la convivencia de los dos géneros en los proyectos, tal y como hacemos en el proyecto El león y la leona del Nivel 3 o en El hada y el duende del Nivel 1.
  • Promover la realización de actividades independientemente del género; por ejemplo, si jugamos al juego simbólico de la cocina en el proyecto El cocinero y la cocinera del Nivel 2, lo haremos en común tanto con los niños como con las niñas.
  • Ayudar a que cada estudiante se desarrolle y se exprese según su naturaleza, es decir, se evitará diferenciar los colores que debe usar cada sexo o cómo se dibuja el vestuario del género masculino o femenino, etc. Por ejemplo, podemos aprovechar el proyecto Los monstruos para despertar la creatividad del alumnado haciendo que cada persona cree su propio monstruo, del color y de la forma que le guste.
  • Favorecer la reflexión para romper estereotipos proponiendo actividades que poco a poco ayuden a ver y entender que no debemos condicionarnos por razón de sexo. En el artículo “Afrontar la coeducación y la perspectiva de género con Santillana Proyectos”, que hemos mencionado anteriormente, os ofrecemos algunas propuestas.

Y es que con el trabajo del día a día en clase podemos lograr grandes avances para el desarrollo personal y académico de nuestros alumnos y alumnas.

¿Qué propuestas lleváis a cabo en vuestra escuela? Os agradeceríamos que nos lo contéis en la sección de comentarios.

Estrategias para trabajar la metacognición

La metacognición es un elemento esencial de los proyectos de Santillana, ya que en ellos procuramos ofrecer mayor autonomía a nuestro alumnado para que intervenga, participe, tome decisiones, etc., así como regular su participación y toma de conciencia de lo que saben. Ahora bien, ¿cómo trabajamos la metacognición con un grupo de Infantil?

¿Por qué aplicar la metacognición en Santillana Proyectos?

Podríamos argumentar muchas y diferentes razones, pero sobre todo queremos resaltar dos ideas especialmente importantes para el aprendizaje en Educación Infantil:

  • Por un lado, nos encontramos con que el aprendizaje es un constructo que realiza cada persona individualmente y con un estilo propio, y que en todos los casos concluye con una reflexión interna de lo aprendido. Sin una reflexión del individuo sobre lo que ahora sabe, el proceso de aprendizaje no es completo y no podemos esperar que sea duradero ni significativo.
  • Como sabemos, la etapa de Educación Infantil se caracteriza por la predominancia del ego. Es una etapa en la que les cuesta abrirse a los demás, por lo que nuestra tarea consistirá en fomentar la apertura hacia los demás y hacia el entorno. Las reflexiones de metacognición ayudan a realizar esta apertura y a tomar conciencia de lo que descubrimos y de la existencia de los demás.

Si nuestra intención es la de promover la reflexión en nuestro alumnado y el desarrollo de sus capacidades y aprendizaje significativo, aconsejamos usar las estrategias de metacognición en los proyectos.

¿Cómo aplicar la metacognición en Santillana Proyectos?

En todos los proyectos, en su fase final, se incluye la ficha «¿Qué hemos aprendido?», la cual nos sirve para trabajar la metacognición. Debe ir precedida necesariamente de las fichas iniciales «¿Qué sabemos?» y «¿Qué queremos aprender?». Es decir, al inicio del proyecto debemos reflexionar sobre lo que sabemos y al acabarlo reflexionar sobre lo que hemos aprendido y comparar las dos fichas. Dicha comparación ayudará a cada niña y niño a evidenciar lo que ha aprendido con el proyecto.

Tal y como se indica en la Guía del profesor, antes de realizar la ficha, haremos una puesta en común para recordar entre todos las actividades y anécdotas concretas del proyecto, y así señalar los contenidos aprendidos.

Después, podemos optar por diferentes maneras trabajar la reflexión individual:

  • La propuesta de la guía docente: realizar entre todos un listado de las palabras o frases que hemos aprendido en el proyecto. Podemos hacer intervenir a todo el alumnado apuntando antes de cada frase el nombre del niño o niña que la ha dicho, tal y como hicieron en la escuela Carmelitas de Tarragona: «Cómo realizan el cierre de los proyectos en el colegio Carmelitas de Tarragona».
  • La autoevaluación: para realizarla usaremos el esquema del proyecto que encontraremos en la guía docente:

El esquema refleja los temas que hemos tratado en el proyecto y basándonos en él podemos pedir a cada alumno y alumna que ponga una marca personal (el nombre, un dibujo o incluso una pegatina) en el apartado del esquema que le haya resultado más significativo. Para conseguirlo podemos formular preguntas como: ¿qué recuerdas de los pingüinos?, ¿cuál es la actividad que más te ha gustado?…

  • La escalera de metacognición: este es un recurso muy utilizado en cualquier edad para ayudar al alumnado a reflexionar sobre lo que ha aprendido. Consiste en la realización de una serie de preguntas; en el caso de Infantil podemos plantearlas de una en una o a todos a la vez.

Las preguntas de la escalera de metacognición son:

  1. ¿Qué he aprendido?
  2. ¿Cómo lo he aprendido?
  3. ¿Para qué me ha servido?
  4. ¿En qué otras ocasiones puedo usarlo?

Podemos optar por que cada alumno o alumna responda en voz alta a la pregunta, que la respondan por parejas o que hagan un dibujo individualmente. Todo dependerá de lo que funcione mejor con el grupo que cada uno tenga en su escuela.

Con cualquiera de las tres propuestas descubriremos que inicialmente a nuestro alumnado le cuesta más reflexionar sobre lo aprendido, pero a medida que vayamos trabajando en los proyectos la metacognición observaremos cómo van mejorando sus reflexiones y exposiciones sobre lo aprendido.

¿Qué estrategia de metacognición usáis en vuestra escuela?