NEUROEDUCACIÓN Y SANTILLANA PROYECTOS 3.0

Como ya os anunciamos, para el próximo curso contaremos con Santillana Proyectos 3.0. Se trata de una actualización de los proyectos a partir de los principios de la neuroeducación, de manera que sea mucho más fácil potenciar las capacidades para la gestión emocional, la creatividad, la curiosidad, la expresión corporal… partiendo del conocimiento sobre las funciones ejecutivas y aprovechando estrategias como el juego.

¿Por qué incorporar la neuroeducación en los proyectos?

Los docentes, al igual que otros profesionales, necesitamos una base científica que sustente las decisiones correspondientes a nuestra práctica, en nuestro caso, educativa.

Una educación basada en el cerebro, una «neuroeducación», parte de los conocimientos que ya poseemos sobre los procesos cerebrales de la emoción, la curiosidad, la atención y la memoria.

Como docentes, conocer estos procesos cerebrales nos ayudará a potenciar y mejorar las capacidades y talentos de las niñas y los niños, a detectar déficits, etc., pero también nos servirá para comprender mejor ciertos aspectos, como por qué el juego resulta primordial en el aprendizaje o por qué no se puede pasar a la abstracción sin la manipulación previa de objetos.

Así, los cambios sinápticos del cerebro son fruto de la enseñanza que reciben los niños y niñas y nuestra obligación como docentes es ser conscientes de que el «cómo enseñamos» tiene más importancia que el «qué enseñamos».

Por tanto, la neuroeducación nos ayudará a potenciar un aprendizaje más significativo y globalizado durante los proyectos.

¿Qué conocimientos sobre neuroeducación incluye Santillana Proyectos 3.0?

En Santillana Proyectos 3.0 partimos de la neuroeducación para presentaros propuestas que tienen en cuenta cómo se realiza el aprendizaje en nuestro cerebro. Encontraréis propuestas para trabajar:

  • La emoción. Facilitaremos espacios para expresar las emociones y, a partir de las actividades de los proyectos, fomentaremos la reflexión sobre qué nos ha hecho sentir, por ejemplo, la actividad, el comentario o la imagen. Usaremos también el asombro, la curiosidad y la sorpresa para generar aprendizajes significativos, aproximando la realidad al aula, utilizando el entorno y favoreciendo preguntas que el alumnado tenga interés en resolver.
  • Las funciones ejecutivas. Ayudaremos a nuestro alumnado a tomar el control de funciones ejecutivas como la atención, los impulsos y la memoria a corto plazo, a medida que promovemos actividades de toma de conciencia de lo aprendido, es decir, mediante actividades de metacognición en las que reflexionaremos sobre ¿qué hemos aprendido?, ¿qué recuerdo mejor?, etc.
  • El juego. Utilizaremos el juego para generar esa sensación de placer que facilita el acceso de la información al neocórtex.
  • La música y el arte. Las actividades con contenidos artísticos nos ayudarán a promover las emociones que facilitan el aprendizaje y a desarrollar estrategias para la gestión de las emociones, la memoria o incluso la imaginación.
  • La expresión corporal. La actividad facilita la oxigenación del cerebro y, por decirlo de alguna manera, ayuda a «descontracturarlo» cuando se ha bloqueado o lleva demasiado tiempo trabajando en algo muy concreto, por lo que usaremos actividades de movimiento para facilitar el trabajo cognitivo y tomar conciencia de nuestro cuerpo.
  • El pensamiento creativo. Usaremos las actividades de los proyectos para promover el pensamiento creativo tanto a partir de la expresión de ideas y emociones como mediante la búsqueda de soluciones a las situaciones planteadas en los proyectos.

Todo esto lo conseguiremos entre otras cosas a través del uso de:

  • Rutinas y destrezas de pensamiento.
  • Juegos variados.
  • Aprendizaje cooperativo.
  • Estímulo de las inteligencias múltiples.
  • Actividades de expresión corporal.

En definitiva, se trata de aprovechar los conocimientos de la neuroeducación para mejorar la calidad del aprendizaje de nuestro alumnado.

Y con este post llegamos al final de curso. Queremos desearos un merecido descanso y, sobre todo, agradeceros la confianza que habéis depositado en nosotros por compartir este camino que con tanta ilusión hemos comenzado.

¡Feliz verano y nos vemos a la vuelta!

GUÍA PARA CONOCER EL PRESENTE CONOCIENDO CÓMO ERA LA PREHISTORIA

El conocimiento y comprensión de la historia siempre ha sido un buen recurso para comprender situaciones del presente, y esta oportunidad ya la podemos aprovechar desde pequeños. A continuación, os mostramos algunas propuestas para trabajar el proyecto La prehistoria y hacer el paralelismo con la vida actual.

Andar como en la prehistoria

A partir de la ficha 12, “Cazaban para vestirse” podemos realizar esta otra actividad para experimentar la vida en la prehistoria.

  • ¿Qué vamos a aprender?

-Sentir el tacto mediante los pies.

-Contrastar diferentes texturas e identificar las suaves y las más ásperas.

  • ¿Cómo realizar la actividad?
  1. Realizar la ficha 12 del proyecto Santillana La prehistoria y observar cómo vamos vestidos nosotros.
  2. Descalzarnos para sentirnos como los niños y niñas de la prehistoria y caminar por la clase para sentir cómo es caminar descalzo.
  3. Distribuir en la clase diferentes espacios, en cada uno poner en el suelo diferentes objetos que podamos pisar y caminar sobre ellos: hojas secas, arena, arroz, azúcar, una alfombra de pelo, papel arrugado, etc.   
  4. Hacemos grupos para que los alumnos y alumnas se vayan moviendo por los diferentes espacios y puedan tocar, primero con la mano, y luego con los pies las diferentes texturas del suelo.
  5. Mientras todos los alumnos están en alguno de los espacios con texturas vamos haciendo preguntas como: ¿es suave o rugoso lo que sientes en los pies? Cierra los ojos y siéntelo, ¿podrías correr por este tipo de suelo mucho rato o te dolerían los pies?, etc.

Finalmente, podemos ver cómo han quedado de sucios nuestros pies e imaginarnos cómo serían los pies de los niños y niñas que vivían en la prehistoria (más rudos y fuertes para soportar todas las texturas, nuestros pies no están acostumbrados y son más blanditos porque llevamos zapatos, etc.). Y, por último, nos lavamos los pies e incluso, por parejos, podemos aprovechar para aprender a hacer un pequeño masaje.

Pelear y resolver

Este ejercicio resulta útil para acompañar a los niños y niñas en la resolución de conflictos.

  • ¿Qué vamos a aprender?

-Resolver conflictos mediante el diálogo.

-El compromiso.

-Actuar de manera responsable y pensando en los demás.

  • ¿Cómo realizar la actividad?
  1. Realizar la ficha 7 del proyecto Santillana La prehistoria y preguntar si creemos que en algún momento por vivir en grupo se podrían enfadar o pelear.
  2. Representar cómo podría ser una pelea entre dos niños o niñas de la prehistoria: sin hablar y con objetos blandos (cojín, flotadores de corcho, etc.) representar cómo discutían porque uno se ha comido la comida del otro.
  3. Reflexionar si de esta manera se puede llegar a resolver la situación y por qué. (Sugerirles la importancia que tiene el lenguaje y la comunicación para solventar este tipo de situaciones)
  4. ¿Cómo podríamos resolver esta situación si nos pasase hoy? Es decir, si Pablo se ha comido el postre de Ana, ¿Ana tendría que pegarle? ¿Qué podría hacer Ana para resolverlo?
  5. Simular una estrategia de resolución de conflictos: en el centro de la clase se colocarán tres sillas una al lado de la otra. En la silla del medio se sienta el ‘pacificador’ (puede ser un alumno o la maestra) y a cada lado los dos alumnos o alumnas con el conflicto. A continuación, cada uno dispone de un tiempo para expresar sus opiniones y emociones (debemos acompañarlo a que se centre en él y no en el otro), durante este tiempo no podrá ser interrumpido. Cuando ambas partes hayan terminado de explicar sus puntos de vista, intentarán, con la ayuda del ‘pacificador’ y del grupo, llegar a un acuerdo. Y cuando los dos estén conformes con los compromisos, se redactará un contrato y lo firmarán. Al cabo de una semana se comprobará si las condiciones del contrato se han cumplido.

Mural de síntesis final del proyecto

Para realizar este ejercicio es conveniente tener bastante avanzado el desarrollo del proyecto Santillana La prehistoria puesto que vamos a trabajar a partir de diferentes fichas que se hayan realizado previamente.

  • ¿Qué vamos a aprender?
    • Comparar la prehistoria con el presente.
    • Identificar los elementos que son propios de la prehistoria y los que pertenecen a la era actual.
  • ¿Cómo realizar la actividad?
  1. Realizar la ficha 8, 9, 10, 15, 16, 17, 18 y 21 del proyecto Santillana La prehistoria.
  2. Al finalizar cada ficha valoramos si lo que hacían los hombres y mujeres de la prehistoria se parece a lo que hacemos hoy en día, si en la vida actual hacemos lo mismo o tenemos cosas diferentes, por ejemplo, también cocinamos con fuego, pero con diferentes herramientas, o también tenemos joyas.
  3. Entre todos elaboramos un mural en el que el eje central y lo que separará el mural en dos partes iguales sean las fichas que hemos realizado. A un lado ponemos lo que es propio de la prehistoria y en el otro el presente.
  4. De cada categoría (cocina, vestimenta, arte y vivienda) dibujamos los objetos propios de cada época.

Un mural como éste nos puede ayudar a realizar la síntesis final del proyecto y a tener una perspectiva global de todo lo que hemos trabajado, haciendo una transferencia a la vida actual. Es una manera, muy visual, de mostrar a nuestro alumnado más pequeño para qué sirve estudiar y conocer la historia.

CÓMO REALIZAN EL CIERRE DE LOS PROYECTOS EN EL COLEGIO CARMELITAS DE TARRAGONA

En artículos previos os hemos explicado la secuencia de los proyectos Santillana: fase inicial, fase de desarrollo y fase de síntesis. Podéis consultar un resumen de cómo es la secuencia de los proyectos en el artículo «Ideas clave para preparar la secuencia de los proyectos». Pues bien, en el colegio Carmelitas de Tarragona nos invitaron a asistir a la última sesión de trabajo del proyecto «Los dinosaurios» de Nivel III.

Tal y como ya sabemos, la fase de síntesis sirve para darle un cierre al proyecto y a todo lo que hemos aprendido durante la fase de desarrollo. Las tareas más importantes en esta fase son, por un lado, reflexionar sobre todo lo que hemos trabajado y, por otro, reflexionar sobre lo aprendido. Gracias a ellas haremos una síntesis de los contenidos más importantes del proyecto y favoreceremos los procesos de metacognición. Con este propósito, se hacen las siguientes fichas del cuaderno:

               

Otra opción es realizar ambas tareas con una misma actividad, que es el modelo seguido en el colegio Carmelitas de Tarragona y que ahora pasamos a explicar.

La experiencia del colegio Carmelitas de Tarragona

En el colegio Carmelitas de Tarragona realizan tres proyectos a lo largo del curso y siempre intentan presentarlos de manera motivadora. Por ejemplo, trabajaron el proyecto «Los dinosaurios» poniendo sonidos de dinosaurios por el pasillo y dejando restos de estos animales en el patio para que los descubriera el alumnado.

Rosa, profesora de la clase de La Sandía, nos invitó a entrar en su aula, en la que previamente había explicado al alumnado que recibirían la visita de una persona para ver lo que habían aprendido sobre los dinosaurios.

A continuación, empezó la actividad con todo el alumnado sentado en asamblea delante de la pizarra digital interactiva (PDI). La maestra les preguntó qué habían aprendido y les pidió que levantaran la mano para contestar. Varios niños y niñas explicaron lo siguiente:

  • Los velociraptor corrían mucho.
  • Los Tyrannosaurus rex eran muy fuertes.
  • Los triceratops tenían tres cuernos.
  • Los dinosaurios existieron hace muchos años.
  • Todos los dinosaurios murieron y sus huesos se convirtieron en piedras, que se llaman fósiles.
  • Algunos eran carnívoros y otros herbívoros.
  • Los carnívoros tenían menos defensas y los herbívoros más.
  • Los paleontólogos y paleontólogas estudian los fósiles.

Rosa iba apuntando sus reflexiones en la PDI al lado del nombre de la alumna o el alumno que había contestado y así cerciorarse de que al final todos habían hecho alguna aportación. Además, aprovechaba algunas intervenciones del alumnado para indagar un poco más en lo que habían aprendido.

Así, por ejemplo, cuando uno de los alumnos dijo que algunos dinosaurios tienen pinchos en la espalda, la maestra preguntó a la clase por qué los tenían, y una gran mayoría respondió que para defenderse. O, cuando una alumna dijo que eran ovíparos, también preguntó qué quería decir con ovíparo para que lo compartiera con la clase. Otro de los alumnos habló del dinosaurio Indominus rex, pero, como no todos lo recordaban, la maestra le pidió al alumno buscarlo en los libros que trajeron al inicio del proyecto. Mientras, los demás seguían realizando aportaciones a la asamblea.

                    

Durante las intervenciones, la maestra aprovechaba para reforzar las capacidades lingüísticas ayudándolos a recordar las palabras aprendidas, etc. Por ejemplo, un alumno comentó que algunos dinosaurios comían carne y otros, hojas; Rosa le preguntó si recordaba cómo se los llamaba. Además de la parte de comunicación oral que estaban trabajando, como la maestra iba apuntando sus intervenciones en la PDI, de vez en cuando les pedía deletrear alguna de las palabras clave del proyecto.

Cuando todos habían expresado lo que habían aprendido durante el proyecto, la maestra preguntó qué es lo que más les había gustado. La mayoría tenía buen recuerdo de la actividad de crear una pisada.

Al final, quedaba claro que todos los niños y niñas habían aprendido muchas cosas con el proyecto.

Como decíamos al inicio del artículo, con una única actividad se puede realizar tanto la recapitulación de los principales contenidos del proyecto como la reflexión sobre los aprendizajes (metacognición).

Agradecemos al colegio Carmelitas de Tarragona el habernos invitado a esta sesión de trabajo con Santillana Proyectos y los animamos a que sigan realizando tan buen trabajo.

Recordad que vosotros también podéis compartir vuestra experiencia en el apartado creado a tal fin en el blog.