¡Mis derechos terminan donde empiezan los tuyos!

Parece obvio que desde el ámbito educativo debemos promover el respeto, la escucha y la participación entre nuestro alumnado, pero no siempre se consigue.

Aprovechando que el 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos, queríamos publicar un artículo que hablara de la importancia de sentirse escuchado y respetado por los demás.

La asamblea es una herramienta que permite la organización de la cooperación en la clase y contribuye a la puesta en práctica de una democracia directa en la escuela. Es un recurso que promueve el respeto, la convivencia y la participación del alumnado.

¿Cómo podemos trabajar en asamblea?

  • La asamblea ha de ser un momento de encuentro para intercambiar y compartir ideas por parte de nuestro alumnado, siempre desde el respeto. Es por ello por lo que debemos dejar que todos se expresen (desde quienes son más habladores y participativos hasta los más tímidos o reservados), ya que cada persona aporta y necesita ser escuchada.
  • Es importante que establezcamos turnos para hablar y dejemos que se expresen las ideas en un clima de confianza y de respeto.
  • A la hora de realizar la asamblea conviene respetar los turnos para hablar y el tiempo. Debemos dejar que todos tengan su momento para expresarse y comunicarse con libertad.
  • Hay que entender la asamblea como una tarea flexible que no ha de tener la duración que teníamos programada, sino adaptarnos a las necesidades de nuestro alumnado en cada momento. Entender y darnos cuenta de que habrá días en los que debamos alargar el tiempo de asamblea, porque de ella están surgiendo ideas interesantes o nuevas propuestas de tareas que no nos habíamos planteado y que resultan muy motivadoras.
  • También hay que tener en cuenta todas las opiniones y propuestas si queremos que el alumnado se implique en la organización y el trabajo de clase.
  • Otro aspecto que debemos considerar es favorecer un clima de aula y de aprendizaje adecuado, por lo que nuestro rol será muy importante. No olvidemos ser amables, utilizar un tono de voz adecuado, crear un ambiente acogedor en el que todos se sientan respetados y arropados emocionalmente.

¿Cómo se realiza y se dirige la asamblea?

  • Es fundamental que todo el alumnado se vea la cara. Una buena forma de conseguirlo es colocándonos en semicírculo o en forma de U.
  • A la hora de gestionar la participación de los estudiantes, podemos establecer diferentes estrategias: seguir un orden establecido, utilizar la lista de clase, tener preparados unos palos con su nombre que extraemos de un bote al azar, o cualquier otra estrategia que se nos ocurra.
  • Además, podemos designar entre nuestro alumnado diferentes roles, como el de moderador o moderadora (establece los turnos de palabra) y el de secretaria o secretario (toma nota de todos los acuerdos tomados).
  • Se recomienda establecer previamente los puntos que queremos tratar y solicitar a quienes ejercen la función de secretario o secretaria que los anoten en la pizarra. 
  • Si tenemos varios puntos que tratar, los moderadores o moderadoras serán quienes decidan, bajo consenso, cuándo pasar a otro punto, y los secretarios o secretarias (u otra persona elegida) se encargarán de ir marcando en la pizarra los puntos abordados.

¿En qué momentos de los proyectos podemos aplicar la asamblea?

La asamblea se puede utilizar en cualquier momento o fase del proyecto:

  • Al principio del proyecto, para saber los conocimientos previos y conocer cuáles son sus intereses.
  • Durante las tareas de investigación o al finalizar el proyecto, para extraer conclusiones.
  • También podemos utilizarla al principio de cada tarea de investigación para recordar lo trabajado con anterioridad y anticipar y organizar el trabajo en esa sesión tal y como os explicamos en el artículo “Mural de seguimiento. Una herramienta para no perder el hilo”.

Como podéis ver, la asamblea es una herramienta que podemos utilizar en el aula como instrumento facilitador del aprendizaje en cualquier momento de nuestro proyecto. Pero la asamblea también es una técnica que nos puede servir para aceptar, respetar y escuchar a los demás; al mismo tiempo, favorece la participación, implicación y organización de las tareas por parte de nuestro alumnado.

Recordad que los contenidos relacionados con el Día de los Derechos Humanos se deben trabajar para reconocerlos e identificarlos y, además, se deben vivir. Es una cuestión de saber, saber hacer y ser y, aunque tienen un día señalado, todos los días deberían trabajarse.

Ampliamos las tareas de investigación del proyecto «Compramos y vendemos»

Os damos la bienvenida de nuevo a este blog sobre Santillana Proyectos. En este artículo vamos a desgranar un proyecto de nuestro catálogo a modo de ejemplo para explicar algunas ideas, consejos y truquillos que podréis utilizar tanto en este proyecto que os presentamos a continuación como en otros.

El punto de partida de hoy es el proyecto de nivel II «Compramos y vendemos», es decir, pensado para los cursos de 3.º y 4.º de Primaria, y que cuenta con las tres etapas básicas de todos los proyectos de aprendizaje: punto de partida, tareas de investigación y finalizamos el proyecto.

En este caso nos vamos a centrar en las tareas de investigación con el objetivo de complementar alguna de ellas o incluso añadir algunas propias para profundizar en los temas tratados. También os sugerimos personalizar las tareas al entorno cercano al centro educativo y, por tanto, al alumnado para hacerlo más significativo.

Mapa de los comercios del barrio o localidad

Las tareas de investigación de este proyecto tratan el origen de los productos, los sectores económicos, su fabricación y su distribución y venta. En este momento trabajamos las tareas de «Intercambio de productos» y «Vamos a comprar», centradas en el ámbito del comercio, tema sobre el que os proponemos la primera variación.

En este caso, para conocer mejor el entorno que nos rodea y profundizar en los diferentes tipos de comercio, podemos proponer a alumnos y alumnas realizar una investigación sobre los comercios que existen a su alrededor. Esta tarea de investigación será ideal para realizarla en grupos de cuatro alumnos y alumnas.

En primer lugar, delimitaremos el terreno sobre el que vamos a investigar. Podemos elegir toda la localidad, el barrio en el que nos encontramos o, directamente, trazar una circunferencia de una determinada distancia alrededor del centro educativo. El objetivo será investigar los comercios que existen dentro del radio de la investigación y su tipología.

En segundo lugar, explicaremos o elegiremos los criterios de clasificación de dichos comercios con la participación de nuestro alumnado. Además del criterio relativo a su tamaño (pequeño comercio, supermercado o gran superficie), podemos utilizar otras categorías: el tipo de productos, bienes o servicios que se pueden adquirir, si se trata de una tienda única, una cadena o una franquicia, etc.

Una vez especificados los criterios de clasificación, explicaremos la forma de seleccionar la información. Para ello utilizaremos un mapa de la zona a investigar y una serie de indicadores que nos servirán para identificar los establecimientos. Cada uno de estos identificadores será consensuado con todos los grupos y deberá indicar el tipo de establecimiento según los criterios anteriormente establecidos.

Finalmente, cada grupo presentará el mapa que ha confeccionado con los comercios de la zona junto con un pequeño comentario sobre cómo están distribuidos: ¿hay mucho comercio o poco?, ¿de qué tipo es?, ¿cómo ha evolucionado el comercio?, ¿han abierto más tiendas o han cerrado las que había? A partir de estas y otras preguntas, se puede dar paso a un pequeño debate o reflexión sobre la evolución del comercio en el barrio o localidad.

Reflexión crítica sobre los valores de la publicidad

Al final de las tareas de investigación, encontramos una tarea dedicada a la publicidad en la cual se propone al alumnado analizar un anuncio en concreto mediante una serie de preguntas sencillas sobre el emisor, los destinatarios y el contenido. En caso de que quisiéramos ampliar esta tarea para profundizar en los valores que transmite la publicidad, podríamos hacerlo de la siguiente manera:

Días antes de realizar la actividad podemos pedir al alumnado que recoja y lleve al aula algunas revistas. Nos interesa especialmente que haya diversidad de revistas: de actualidad, deportes, naturaleza, finanzas, cotilleos, juveniles… El objetivo de la actividad será hacer un listado de los anuncios que aparecen y analizar los valores que representan.

Para ello, pediremos que se agrupen en equipos de cuatro alumnos y alumnas y que elijan la revista que quieren analizar. Es importante intentar que se analicen revistas de diferentes temáticas.

La primera tarea será hacer un listado de los elementos que queremos analizar: ¿qué tipo de producto se anuncia?, ¿cuál es la motivación para adquirirlo?, ¿quién aparece en el anuncio?, ¿qué actitudes tienen los personajes del anuncio?, ¿qué tipo de lenguaje se utiliza?… Estas y otras preguntas se pueden establecer con la ayuda del alumnado para guiar el análisis de la revista.

Seguidamente daremos paso al trabajo de los grupos, que deberán recopilar todos los anuncios que encuentren y contestar a las preguntas que hemos establecido al inicio. Para ello podemos utilizar el formato que consideremos más adecuado, como, por ejemplo, fotografiar el anuncio y confeccionar una presentación con el análisis de la revista. Dicha presentación deberá incluir un primer apartado presentando la publicación y el público al que va dirigida, y un apartado final con los valores que creen que se fomenta en los anuncios que han analizado.

Finalmente, cada grupo hará una presentación de su análisis. Después, se propondrá un debate sobre los valores en la publicidad y su relación con los diferentes tipos de revista que se han analizado.

Con esta propuesta acabamos el artículo de hoy, el cual esperamos que os haya inspirado a modificar y ampliar alguna de las tareas de vuestros proyectos. En caso de que ya lo hayáis hecho, no dudéis en compartir vuestras tareas de investigación en el apartado de comentarios.

¡Un saludo y hasta el próximo artículo!

20 de noviembre: Día Mundial de los Derechos del Niño. ¿Cómo realizar un proyecto?

En artículos anteriores os proponíamos tareas que relacionaban Santillana Proyectos con la celebración de ciertas efemérides, como el Día Mundial de la Alimentación, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora o el Día Internacional de la Salud.

En este caso queremos ir un poco más allá y proponeros un miniproyecto al hilo de la celebración del Día Mundial de los Derechos del Niño, sin olvidar las diferentes fases que componen la elaboración de un proyecto: punto de partida, tareas de investigación y elaboración del producto final.

Además, si estás trabajando en concreto con los proyectos «Vivimos juntos», «Construimos juguetes» o «Recuperamos un pueblo», la primera fase te sirve para mostrar qué se recuerda este día. La vinculación a Santillana Proyectos puede realizarse con preguntas como las siguientes: ¿Cómo cuidan de los niños y niñas en nuestro pueblo, ciudad o barrio?, ¿qué espacios para conocer y jugar con otros niños y niñas hay en nuestro pueblo, ciudad o barrio? Después, se puede salir a conocer nuestro entorno, nuestros espacios de juego e incluso compartir los juguetes que hemos creado.

Comenzamos viendo el vídeo «Por mí y por todos mis compañeros» de UNICEF .

En este corto, un niño simula estar jugando al escondite y va nombrando a niñas y niños del mundo que sufren desprotección. Se trata de una campaña de concienciación sobre la vulneración de los derechos en la infancia.

Tras ver el vídeo generamos un debate sobre el mismo. Para ello podemos utilizar la rutina de pensamiento Veo, Pienso, Me pregunto como instrumento para plantear una evaluación inicial y así poder valorar los conocimientos y experiencias previas del alumnado, al mismo tiempo que activamos su motivación para iniciar el proyecto.

Si nuestro alumnado no está habituado a desarrollar este tipo de estrategias de cultura de pensamiento, podemos plantear igualmente un debate o incluso realizar una ficha con preguntas que generen la reflexión sobre el vídeo. Estas podrían ser, entre otras, las siguientes: ¿A qué estaba jugando el niño? ¿A qué niños y niñas nombraba? ¿Creéis que son amigos suyos? ¿Qué les sucedía? ¿Pensáis que han decidido vivir así? ¿Os parece justo? En realidad, ¿están jugando? ¿Creéis que deberíamos tener todos los mismos derechos? ¿Por qué creéis que dicen que esto no es un juego de niños?

Una vez activados los conocimientos previos y la curiosidad del alumnado, les lanzamos el reto de realizar, como producto final del proyecto, una campaña de concienciación sobre la importancia de luchar contra la vulneración de los derechos de la infancia en el mundo.

A continuación, les mostramos los contenidos que vamos a trabajar y lo que necesitamos saber para realizar nuestro producto final. Pero, antes de pasar a la siguiente fase del proyecto, es conveniente establecer cómo vamos a organizarnos y pasar a formar los equipos de trabajo.

En esta fase abordamos los diferentes aspectos que queremos trabajar a través de tareas organizadas en fichas de trabajo. En algunas les proponemos actividades de investigación para documentarse sobre diversas cuestiones. En otras, en cambio, les pedimos realizar algún producto intermedio (texto escrito, mural, manualidad, esquema…) en el que deberán plasmar lo aprendido y que nos servirá a su vez como subproducto de nuestro producto final.

A modo de ejemplo, planteamos tareas en las que respondan a cuestiones como: ¿Cuándo se celebra el Día Mundial de los Derechos del Niño? ¿Qué día se celebra? ¿Desde cuándo se celebra este día? ¿Sabes qué se celebra? ¿Para qué sirve el Día Mundial de los Derechos del Niño? ¿Sabéis cuáles son vuestros derechos? ¿Qué es la ONU? ¿Por qué se conmemora este día? ¿Lo veis necesario?

*Páginas en las que podrían buscar información www.guiainfantil.com y www.unicef.es.

Muchas de estas tareas pueden plantearse con la finalidad de generar un mural con imágenes reales o con dibujos realizados por el alumnado que podrán utilizarse posteriormente en la campaña de concienciación a modo de exposición. Por ejemplo, en la tarea relacionada con la cuestión ¿Sabéis cuáles son vuestros derechos?, pueden hacer un mural o cartel a modo de decálogo con los diez principios que estableció la ONU el 20 de noviembre de 1959.

Otro subproducto puede ser la elaboración de un díptico o tríptico en el que se aborden los aspectos tratados.

La fase final del proyecto consiste, en nuestro caso, en la realización de una campaña de concienciación sobre los derechos de la infancia que podemos hacer coincidir con el 20 de noviembre (día en que se celebra el Día Mundial de los Derechos del Niño) y organizar una jornada de puertas abiertas en el centro. En dicha campaña, los alumnos y alumnas pueden organizar una exposición con diferentes espacios y materiales con nuestra ayuda. De forma paralela se puede evaluar o valorar el trabajo realizado tanto por parte del alumnado (autoevaluación) como por nuestra parte.

Con este proyecto nos marcamos como objetivo concienciar a la ciudadanía de que la infancia es el colectivo más vulnerable y que, por tanto, sufre más las crisis y los problemas del planeta. Pero, sobre todo, queremos que nuestro alumnado tome conciencia de cuáles son sus derechos y de la necesidad de luchar por una sociedad más justa en la que no se vulneren.