BASES METODOLÓGICAS DEL TRABAJO POR PROYECTOS

Cada vez es más frecuente que incorporéis en vuestra práctica docente el trabajo por proyectos.

El aprendizaje basado en proyectos se ha mostrado como una de las metodologías más eficaces para lograr que los alumnos desarrollen las competencias que demanda la sociedad del siglo XXI, haciéndolos más autónomos, desarrollando su capacidad para investigar y resolver problemas, para trabajar en equipo, para innovar y para construir conocimiento relevante por sí mismos.

Se trata de una concepción educativa que se basa en hacer partícipes a los niños y las niñas del proceso de aprendizaje y en despertar en ellos el deseo de aprender y conocer en compañía de otros.

Los siguientes principios metodológicos pueden orientar vuestra práctica docente en el trabajo con esta metodología:

LAS EMOCIONES, COMO MOTOR DEL APRENDIZAJE

Es importante que partamos de situaciones de aprendizaje que provoquen el entusiasmo y la curiosidad de los alumnos y alumnas, y que se desarrollen a través de la resolución de retos y problemas. Así, logramos conseguir un ambiente dinámico, ameno y positivo, que facilitará el aprendizaje de los alumnos.

EDUCAR PARA LA VIDA, INICIANDO EL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS Y LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

Los proyectos deben tener como objetivo preparar a ciudadanos competentes, es decir, alumnos y alumnas que no solo sean capaces de reproducir contenidos, sino también de aplicar sus conocimientos a situaciones reales, actuando en un mundo en continua transformación y tomando decisiones de un modo crítico y responsable.

APRENDIZAJE ACTIVO, APRENDER HACIENDO

Se pretende conseguir que los estudiantes aprendan investigando, debatiendo con otros, preguntando, resolviendo problemas, construyendo objetos… Es decir, realizando acciones y productos reales y significativos, en torno al proyecto trabajado en clase, es uno de los retos fundamentales que se quieren alcanzar.

APRENDER A PENSAR

Con el trabajo mediante proyectos, los alumnos se enfrentan a tareas y actividades para los que tendrán que poner en marcha sus capacidades de análisis, de síntesis y de pensamiento creativo. De esta manera logramos que sean capaces de pensar por sí mismos.

APRENDIZAJE COOPERATIVO

El trabajo por proyectos nos da la oportunidad de alternar distintas dinámicas de trabajo (individual, en pareja, en equipo y en grupo-clase).

A fin de que las actividades dentro del aula se conviertan en experiencias sociales de aprendizaje, resulta muy interesante que los alumnos y alumnas trabajen en grupo realizando una investigación de manera colectiva, favoreciendo así que lleguen a acuerdos en la toma de decisiones durante el trabajo cooperativo.

Como resultado de todo ello, los ayudaremos a desarrollar las competencias emocionales y la inteligencia interpersonal e intrapersonal.

INTERDISCIPLINARIEDAD

Para enriquecer la experiencia de aprendizaje de los alumnos, es necesario que abordemos los proyectos desde distintos puntos de vista, ramificando las diferentes partes del currículo a partir del eje vertebrador que constituye el proyecto.

Si, por ejemplo, partimos de una temática relacionada con las Ciencias de la Naturaleza o las Ciencias Sociales, daremos entrada también a conceptos y procedimientos relacionados con el resto de las materias.

APRENDER A APRENDER

El trabajo por proyectos permite a los niños y niñas tomar las riendas de su aprendizaje favoreciendo de este modo la autogestión del alumnado. Por ello, la autoevaluación es un punto importante de los proyectos. El alumno reflexionará sobre su propio aprendizaje al inicio del proyecto, al terminar cada tarea y al finalizar el mismo, de forma que podrá aprender de los errores, perderá el miedo a equivocarse y se conocerá mejor a sí mismo, sus puntos débiles y sus fortalezas, desarrollando así su inteligencia intrapersonal.

ATENCIÓN A LAS DIFERENCIAS INDIVIDUALES

Cada niña y cada niño tienen su personalidad, sus gustos, unas capacidades más o menos desarrolladas, unos conocimientos previos y un punto de partida particular. Por ello, debemos concebir los proyectos de forma abierta y flexible, de modo que el alumno o la alumna pueda desarrollarlos en función de sus características personales.

USO DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS E INTERNET

Gracias a la revolución que han supuesto las nuevas tecnologías e Internet, hoy los niños y las niñas pueden acceder a una cantidad y tipo de información que antes era impensable. El uso de Internet y de las nuevas tecnologías es oportuno para realizar labores de búsqueda y tratamiento de la información, aunque, evidentemente, vosotros como profesores podréis decidir si usáis estas fuentes, otras fuentes alternativas (libros, revistas, etc.) o ambas.

EVALUACIÓN FORMATIVA

Como ya sabéis, la evaluación es una de las fases fundamentales del proceso de aprendizaje. En los proyectos, la evaluación la concebimos como un momento de reflexión y de aprendizaje. Se trata de evaluar para mejorar, de entender los errores como fuente de aprendizaje y no como algo sancionable; así, respetaremos los distintos ritmos de aprendizaje de nuestros alumnos y alumnas. Por ello, siguiendo esta metodología del trabajo por proyectos, utilizamos instrumentos de evaluación variados como porfolio, rúbricas, escalas de metacognición y cuestionarios.

En definitiva, la metodología por proyectos es uno de los procedimientos más completos de enseñanza activa que existen y nos ofrece la posibilidad de abordar con éxito las necesidades educativas que nos plantea el mundo de hoy.

Esperamos que os haya servido esta entrada para animaros a trabajar por proyectos en el aula de una manera diferente, y, ¡ya sabéis!, cualquier duda que tengáis nos la podéis hacer llegar a través de este blog.



----------

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *