¿Es lo mismo trabajar con proyectos que trabajar por proyectos?

En principio puede parecer un cambio sutil, pero en realidad se trata de dos formas de trabajar muy diferentes con distintas implicaciones. Si estáis interesados en los proyectos, las siguientes indicaciones os ayudarán a decidir cómo aplicarlos y a saber qué estrategia se ajusta más a las finalidades educativas propuestas.

Trabajar con proyectos frente a trabajar por proyectos

La diferencia principal entre trabajar con proyectos o por proyectos radica en el uso que se da al proyecto de trabajo. Así, mientras que en el trabajo con proyectos estos son presentados al final del aprendizaje, como aplicación de lo aprendido; en el trabajo por proyectos, estos pasan a conformarse como los «organizadores» de los aprendizajes.

A modo de símil culinario, John Larmer y John Mergendoller, del Buck Institute for Education, describen el trabajo con proyectos en comparación con el postre tras una comida. Según este enfoque, los proyectos son trabajados al finalizar una secuencia de aprendizajes expuestos o presentados por parte del docente, de modo que el alumnado ponga en práctica lo aprendido anteriormente.

En cambio, el trabajo por proyectos es entendido por ambos autores como si fuera el plato principal de una comida. En este caso, se propone al alumnado aprender los contenidos curriculares mediante la realización de un proyecto, el cual reorganiza estos contenidos según su utilidad para resolver una pregunta guía –planteada a partir de una situación problemática–.

Si examináis el proceso de aprendizaje propuesto en Santillana Proyectos, veréis desde el inicio que los contenidos han sido diseñados para ser el «plato principal» de los aprendizajes, es decir, la metodología utilizada es la del trabajo por proyectos.

Las diferencias respecto al aprendizaje

En cuanto al aprendizaje, el orden de los factores sí altera el producto: mientras que en el trabajo con proyectos estos se utilizan para aplicar algo que ya ha sido previamente estudiado, en el trabajo por proyectos el aprendizaje se produce dentro del mismo proyecto. Esto quiere decir que el aprendizaje ha sido contextualizado, se ha trabajado de manera funcional y teniendo en cuenta la globalidad de la temática. Podríamos decir que en el trabajo por proyectos el aprendizaje es significativo.

Ahora bien, ambas maneras de enfocar los proyectos permiten la inclusión de los condicionantes que los currículos oficiales definen. Esto es, los contenidos –los nutrientes, siguiendo el símil culinario–, los estándares de aprendizaje evaluables y las competencias clave que se trabajan en un proyecto provienen del currículo, se organicen o distribuyan en el curso de manera tradicional o no. Así, por ejemplo, en el proyecto «A merendar», dentro de la tarea «Los alimentos en nuestro cuerpo», en ambos casos se trabajan las diferentes partes del cuerpo que intervienen en la digestión (Estándar de aprendizaje 1.1. del bloque 2. El ser humano y la salud, del área Ciencias de la Naturaleza).

Si se elige trabajar por proyectos, estos son el «plato principal» del aprendizaje, de modo que no solo se adquieren los conocimientos curriculares (nutrientes básicos), sino también una serie de destrezas o capacidades clave para ser ciudadanos del siglo XXI (a modo de vitaminas y minerales). Así, se propone al alumnado que planifique sus tareas, que se organice de forma cooperativa, que desarrolle su pensamiento crítico y la resolución de problemas, y que utilice diferentes formas de comunicación, desarrollando así capacidades intelectuales de orden superior.

Por ejemplo, en esta actividad del proyecto «Navegando por el río», se desarrolla la capacidad crítica del alumnado al pedir que reflexionen sobre las consecuencias que determinadas acciones conllevan en la salud de los ríos.

En otro ejemplo del mismo proyecto se pide al alumnado que debata ciertas cuestiones, de modo que trabajen sus competencias comunicativas.

Como podéis observar, el trabajo por proyectos resulta el marco perfecto para desarrollar las competencias de vuestros alumnos partiendo de contextos reales.

Y vosotros, ¿habéis decidido trabajar con proyectos o por proyectos?



----------

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *