¿Cómo podemos trabajar el aprendizaje cooperativo con Santillana Proyectos?

Santillana Proyectos está diseñado con el fin de hacer que los aprendizajes sean más significativos, globalizados y competenciales. Una de las estrategias para desarrollar estas cualidades es promover el aprendizaje cooperativo entre nuestros alumnos y alumnas.

A lo largo de un proyecto se realizan actividades individuales, en parejas, en grupos o con todo el gran grupo. Habitualmente se promueve el trabajo individual cuando pretendemos que cada alumno solucione una actividad o investigue acerca de un tema en concreto, con la finalidad de que afronte de manera autónoma diferentes retos. En cambio, el trabajo en grupo favorece la participación equitativa, la interacción entre ellos, la ayuda mutua y el consenso. Poco a poco, y a medida que nos vayamos familiarizando con los proyectos, podemos promover que el trabajo en grupo sea cada vez más cooperativo.

¿Qué es el aprendizaje cooperativo?

El aprendizaje cooperativo es una estrategia educativa orientada a desarrollar un aprendizaje más significativo y globalizado. En equipos reducidos y heterogéneos (3-4 alumnos/as) se promueve la interacción simultánea, el desarrollo de habilidades sociales, la solidaridad y la mejora del rendimiento académico.

Para introducirlo en el aula debemos tener en cuenta diferentes ámbitos, como es el trabajo de la cohesión de grupo, la predisposición del alumnado a trabajar en equipos cooperativos, la concepción de la cooperación como una estrategia que contribuye a conseguir mejores resultados y la cooperación como un contenido más. Es decir, debemos dar un tiempo para que las alumnas y los alumnos se vayan conociendo y aprendan a trabajar juntos.

En otros artículos explicaremos con más detalle los diferentes ámbitos que debemos tener en cuenta para proceder con éxito. Ahora bien, a medida que nuestro alumnado va trabajando en grupo podemos reforzar la idea de que se trabaja cooperativamente.

Estrategias para que el trabajo en grupo empiece a ser cooperativo

Es importante recordar que estas estrategias se pueden aplicar cuando las alumnas y los alumnos ya tienen experiencia en el trabajo en grupo. En caso contrario será importante promover actividades para que ellos mismos experimenten con el trabajo en grupo y que a la vez se vayan conociendo, y las actividades de los proyectos son un buen ejemplo.

En primer lugar, es recomendable facilitar la participación equitativa con la finalidad de que todos los miembros de un equipo realicen su aportación. Y esto lo conseguiremos designando una responsabilidad individual para cada miembro del equipo y un objetivo común. Asimismo, deberemos tener en cuenta la interdependencia positiva que se establece dentro de cada equipo, es decir, procurar que se desarrolle la ayuda mutua para que progresivamente vayan comprendiendo que si un compañero o compañera no logra su objetivo, es decir, no realiza su tarea, ningún miembro del equipo conseguirá el suyo con éxito.

En el caso del alumnado que ya tiene experiencia en el trabajo en grupo, deberemos promover que cada vez estén más coordinados y sean más eficientes en sus tareas. Por ejemplo, mantener los mismos grupos durante el periodo que dura el proyecto, tanto para trabajar en el proyecto como en el trabajo cotidiano de las asignaturas.

A continuación, os proponemos una actividad para favorecer el aprendizaje cooperativo durante el desarrollo de los proyectos.

1-2-4 Esta actividad cooperativa es apropiada para un trabajo en pequeño grupo, ya que combina el trabajo individual, el trabajo en parejas y, finalmente, el trabajo en equipo. El objetivo de esta actividad es que el alumnado se dé cuenta de que juntos llegan más lejos y de que el resultado es más satisfactorio que si trabajan solos.

En un folio dividido en tres partes, escribiremos los números 1, 2 y 4 en la esquina de cada una de las tres partes.

 

 

 

Trabajo individual

1 Planteamos al alumnado que de manera individual den respuesta a una cuestión o tarea que se propone dentro del proyecto. Deberán escribir la solución en la parte del folio donde aparece el número 1. Les indicamos que tienen entre 2 y 5 minutos, según el curso en el que se encuentren y dependiendo de la complejidad de la actividad en cuestión.

Trabajo por parejas

2 Una vez se haya acabado el tiempo, les indicaremos que formen parejas con el compañero o compañera que tienen al lado y que contrasten la respuesta con él o ella. De esta forma llegarán a un acuerdo y consensuarán una respuesta mejorada y más completa. Les decimos que tienen entre 4 y 8 minutos, es decir, algunos minutos más que al realizar la tarea de manera individual.

Trabajo en equipo

4 Cuando finalice el tiempo del trabajo en parejas, les diremos que formen un equipo de cuatro alumnos, es decir, un equipo de dos parejas. Un portavoz de cada pareja tendrá que leer a la otra aquello que han acordado anteriormente. A partir de este momento, entre los cuatro tendrán que consensuar y enriquecer una respuesta común para todo el equipo.

Finalmente, podemos pedir que un portavoz de cada equipo lea o explique la respuesta consensuada a todo el grupo clase.

Es como montar un puzle donde, una vez juntadas las piezas, la imagen que obtenemos es general.

¡Qué alboroto montan cuando trabajan en equipo!

Nuestro trabajo consistirá en cuidar de que los equipos funcionen y de que cada alumno participe en los proyectos. Pero también nos tendremos que acostumbrar al alboroto que hacen cuando trabajan en equipo. Este tipo de alboroto es muy positivo y enriquecedor, porque es señal de que nuestro alumnado está aprendiendo a trabajar en equipos cooperativos.

Poco a poco os ayudaremos a que el aprendizaje cooperativo tenga más peso en los proyectos.



----------

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *