Qué actividades trabajaremos en la fase final

Bienvenidos de nuevo a un artículo, en este caso el último de la serie, sobre las fases de la secuencia didáctica de un proyecto. Si en la fase inicial “Etapa inicial de un proyecto: el punto de partida” de un proyecto vimos la importancia de que las actividades preparan al alumnado para el aprendizaje, y en la fase de desarrollo “Guía para llevar a cabo las tareas de investigación en Educación Primaria” vimos también cómo se proponen actividades que ayuden al alumnado a llevar a cabo dichos aprendizajes, en este post vamos a aprender qué tipo de actividades y qué funciones tienen para asegurar una buena fase de síntesis para nuestro proyecto. ¿Estás listo/a? ¡Vamos allá!

De la misma manera que en las fases anteriores, las funciones que se han de asegurar en la fase de síntesis están claras y definidas. De esta forma, las actividades propuestas al alumnado deberían permitir:

  • Aplicar aquellos conocimientos que ha realizado durante las fases anteriores.
  • Organizar y poner en orden dichos aprendizajes.
  • Reflexionar sobre lo aprendido y el proceso seguido.

Vamos a ver, con más detalle, cada una de estas funciones.

  1. Trabajo final

Los Proyectos Santillana se han diseñado para fomentar el aprendizaje significativo y funcional, y uno de los requisitos para que esto sea posible es que el alumnado pueda comprender de forma clara la función y el significado de los aprendizajes realizados. Para ello, todos los Proyectos Santillana incorporan, en su fase final, actividades que permiten a los alumnos y alumnas poner en práctica los aprendizajes realizados en contextos de la vida real y con el objetivo de solucionar problemas concretos.

Para poner algunos ejemplos de lo que significa este producto final, podemos observar que, en el proyecto sobre las plantas, “Somos jardineras y jardineros”, durante la fase final del proyecto se pide al alumnado la construcción de un huerto vertical. Para ello, se utilizarán los aprendizajes sobre las plantas realizados durante las actividades de la fase anterior para llevar a cabo esta tarea.

En otro de los proyectos propuestos por Santillana, “Compramos y vendemos”, las actividades de la fase de desarrollo permiten al alumnado aprender todo lo necesario para, posteriormente, organizar un mercadillo solidario.

De esta forma se finaliza el proyecto poniendo en práctica, en un contexto cercano a la realidad, todo aquello que se ha trabajado durante las actividades anteriores. Esto permite que dichos aprendizajes se lleven a cabo conociendo la función que tienen para resolver problemas de la vida cotidiana y adquiriendo un significado más profundo en el alumnado que facilita su adquisición.

  1. Qué hemos aprendido

Una vez que hemos llevado a cabo el trabajo final del proyecto, es decir, aquel producto o artefacto que se había planteado al inicio de las actividades, pasamos al momento de poner en orden los aprendizajes realizados. Para ello es importante plantear actividades mediante las cuales los alumnos y alumnas puedan identificar, de forma independiente del producto final, los aprendizajes que han llevado a cabo durante las actividades propuestas a lo largo del proyecto.

Por ejemplo, en el proyecto de Nuestros antepasados, los romanos”, después de la actividad de trabajo final, se propone a los alumnos una actividad de análisis en la que deben identificar aquellos elementos de la cultura romana que perviven en la cultura actual.

 

 

Por otra parte, en el proyecto sobre los animales invertebrados, Bichos y más bichos”, se propone al alumnado la confección de un mapa conceptual en el que mostrar las relaciones entre los conceptos trabajados durante el proyecto.

  1. Autorreflexión

Finalmente, no podemos acabar un proyecto, o cualquier otra propuesta de aprendizaje, sin dedicar unos instantes a la reflexión del proceso y las estrategias realizadas. En cada uno de los Proyectos Santillana encontraréis actividades que os ayudarán a realizar estas reflexiones y fomentar las habilidades y capacidades de metacognición de vuestro alumnado.

Para ello, todos los Proyectos Santillana ofrecen, como actividades finales, dos cuestionarios de valoración: el primero de ellos sobre el propio alumno/a y el segundo sobre el trabajo en equipo.

En la valoración personal se pregunta al alumno sobre qué le ha parecido el proyecto, qué le ha gustado más y menos, las dificultades que ha encontrado y cómo superarlas, qué le gustaría haber hecho que no ha podido, cuál ha sido su aportación al resto del equipo de trabajo y qué aprendizajes ha adquirido a través de las actividades propuestas.

La valoración sobre el equipo consiste en reflexionar sobre la organización, el nivel de colaboración, el aprovechamiento del tiempo y el respeto y el apoyo hacia el resto de compañeros.

Aunque de entrada puedan parecer actividades “complementarias” o menos necesarias que el resto de actividades del proyecto, lo cierto es que este tipo de actividades son muy importantes de cara a desarrollar la competencia de aprender a aprender entre el alumnado. Esta competencia clave es de vital importancia para poder regular el propio aprendizaje de una persona y permitir que aprenda a lo largo de toda su vida y desarrolle también su autonomía.

Con este repaso a las actividades de la fase de síntesis de un proyecto, terminamos el último de los artículos dedicados a las fases de una secuencia. Esperamos que os hayan sido interesantes y, sobre todo, que os den muchas ideas para poder aplicar en vuestra aula. No olvidéis dejarnos un comentario si habéis llevado alguna de ellas a cabo e incluso si tenéis alguna duda sobre su aplicación. ¡Estaremos encantados de contestar a todos ellos!



----------

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *