¡El proyecto “Nuestros amigos los animales” a fondo! Guía para su implementación

En este artículo vamos a acompañaros en la implementación del proyecto Nuestros amigos los animales”, de nivel I. Para ello os proporcionaremos algunas ideas y consejos que os ayudarán a llevar a cabo los objetivos propuestos en este proyecto.

El proyecto

Este proyecto consiste en el estudio y análisis de los animales vertebrados a partir de conocer cómo son, qué comen, cómo nacen, en qué se diferencian, dónde viven y cuáles son los animales que hay en peligro de extinción.

Como motivación inicial del proyecto, se plantea una situación-problema en la que nos encontramos con un grupo de animales que, tras un naufragio, han llegado a un lugar frío para el que no están preparados.

¿Cómo plantear el punto de partida del proyecto?

A partir de la imagen de la página 8 podemos seguir esta secuencia de acciones:

  1. Analizar la imagen y plantear preguntas en gran grupo.
  • ¿Qué pensáis que ha sucedido? Dejaremos un par de minutos para que los alumnos y alumnas analicen la imagen y detecten el barco naufragado que aparece en la parte superior derecha de la imagen. Mediante esta actividad estaremos trabajando la inferencia en imágenes. Debemos respetar todas las hipótesis formuladas por el alumnado.
  • ¿Se pueden quedar aquí estos animales?
  • ¿Es urgente que los traslademos a otro lugar para que puedan vivir? ¿Adónde? ¿Por qué?
  • ¿Qué animales sí pueden vivir en el Polo Norte?

  1. Exponer las consecuencias y resultados de la situación.

Por ejemplo, podemos representar en la pizarra o en la PDI dos círculos separados. En el primero se puede preguntar al alumnado cómo pudo ocurrir que el barco naufragara (consecuencias del naufragio), mientras que en el segundo círculo podemos anotar las consecuencias que el accidente de barco puede conllevar para estos animales. Actividades de reflexión como esta van a ayudar a los alumnos y alumnas a tomar conciencia de la complejidad de la realidad y entender por qué unos animales pueden vivir en un determinado hábitat y otros no.

  1. Preguntar al alumnado en qué hábitat se sentirían más cómodos los animales.

Otra opción para iniciar el proyecto es la propuesta de la página 44 del dosier del profesorado. Utilizando la misma lámina, podemos invitar a clase a algún biólogo, zoólogo o, incluso, a una persona que se hiciese pasar por tales profesionales, para que en nombre de un equipo de investigadores los podamos ayudar a clasificar los diferentes animales naufragados, con la finalidad de encontrarles un hogar adecuado a cada uno.

En relación con las preguntas formuladas, propondremos estudiar con más detalle el hábitat de cada uno de los animales naufragados (o de otros animales). En este sentido, el producto a desarrollar en este proyecto consistirá en una maqueta del lugar en el que deberían vivir los animales que hemos seleccionado. Para resolver esta situación y realizar la maqueta tendremos que investigar sobre estos animales, conocer sus características y qué necesitan para vivir.

¿Cuándo realizar el producto?

Para la elaboración de la maqueta podemos optar por dos opciones:

  • Opción 1. Realizar la maqueta después de las tareas de investigación. Es la propuesta que encontraremos en el proyecto y la que nos resultará más fácil de seguir y realizar, puesto que, una vez que recopilamos toda la información sobre los animales y sus hábitats, nos plantearemos cómo realizar la maqueta.

¡Consejo! Toda la información que vayamos recopilando y que nos servirá para definir la maqueta la debemos ir anotando en el portafolios.

  • Opción 2. Realizar la maqueta a medida que vamos resolviendo las tareas de investigación. Puesto que cada tarea de investigación nos proporcionará información sobre los animales y sus hábitats, a medida que conocemos sus características podremos ir plasmándolas en la maqueta.

¡Consejo! Para realizar esta opción será necesario acordar previamente qué maqueta va a representar cada grupo y qué técnicas plásticas y/o materiales va a usar para realizarlo.

Si ya habéis implementado este proyecto, estaremos encantados de escuchar cómo ha sido vuestra experiencia.

Ayudar a nuestro alumnado a trabajar cooperativamente: cohesión de grupo

La cohesión de grupo es una de las cuestiones que más preocupa al profesorado cuando se habla del trabajo por proyectos, ya que no todo el alumnado quiere compartir momentos de trabajo con los compañeros y las compañeras, o bien no todos saben. Muchos de los alumnos y las alumnas no están acostumbrados porque lo han hecho pocas veces o incluso no lo han hecho nunca.

Así que para implementar de la mejor manera posible los proyectos, a la vez que nuestro alumnado trabaja cooperativamente, debemos trabajar la cohesión de grupo. Por ello, en este artículo proponemos la introducción sistemática de dinámicas de grupo para predisponer al alumnado a trabajar en equipos cooperativos y con éxito.

Cohesionar grupos

Debemos tener en cuenta que la tarea de cohesionar los equipos, así como la de favorecer y promover sus capacidades asociativas, es un aspecto que siempre tenemos que estar trabajando. Es decir, un equipo cooperativo no estará nunca totalmente cohesionado, ya que siempre habrá nuevas circunstancias y/o conflictos de intereses entre los alumnos y las alumnas.

Y no debemos olvidar que, según la etapa madurativa en la que se encuentre nuestro alumnado, su nivel de egocentrismo puede obstaculizar el buen desarrollo de sus habilidades cooperativas. Este es nuestro caso. Los niños y niñas de la etapa de Educación Primaria saben competir, pero tienen que aprender, de manera progresiva, a cooperar e ir todos a una. Esto lo conseguiremos motivándolos a través de dinámicas y juegos de cohesión.

Por lo tanto, proponemos la práctica de todo tipo de juegos y dinámicas de grupo:

  • Dinámicas de presentación a principio de curso o cuando llega una alumna o un alumno nuevos.
  • Dinámicas de distensión para liberar energía, estimular el movimiento y romper los momentos de tensión.
  • Dinámicas de conocimiento para mejorar las relaciones y los vínculos de amistad entre los alumnos y las alumnas.
  • Dinámicas de contacto para favorecer la cohesión, la autoestima y el reconocimiento de los demás a través del contacto físico.
  • Dinámicas de predisposición al trabajo en equipo con el fin de que los alumnos y alumnas jueguen y disfruten juntos mientras consiguen sus objetivos.
  • Dinámicas de reconocimiento y aceptación de las diferencias, de respeto mutuo, para contribuir al desarrollo integral de nuestros alumnos y alumnas.

Si trabajamos la cohesión de grupo de manera más o menos sistemática con nuestro grupo de clase, conseguiremos que todos sientan que forman parte de una pequeña comunidad de aprendizaje y, de manera progresiva, irán sintiendo también que forman parte de un grupo de compañeros con el que mantienen un gran vínculo. ¡Así, los iremos predisponiendo a trabajar en equipo!

¡Ánimo! ¡Este es un primer paso para iniciar el cambio en nuestra manera de enseñar a nuestros alumnos y alumnas a aprender de manera asertiva, cooperativa e integral!

Dinámicas de cohesión de grupos

En este post os proponemos un par de dinámicas para empezar a practicar.

  1. Las sillas cooperativas

Esta dinámica promueve la cooperación y la solidaridad entre iguales. Y resulta muy divertida porque consiste en hacer lo contrario del tradicional “juego de las sillas”.

Se trata de formar un círculo con todas las sillas. Cada alumno o alumna debe sentarse en una silla. Cuando ponemos música deben bailar y dar vueltas al corro. Mientras tanto, el docente saca una silla. Cuando la música se detiene, todos los niños y niñas deben conseguir sentarse.
Veréis que deberá ir guiándolos en esta aventura, ya que hay que recordarles la consigna inicial de que todos deben poder sentarse cuando se detenga la música.
A medida que se van sacando sillas, ellos mismos irán desarrollando estrategias para compartir las sillas, hasta que quede una sola y todos tengan que sentarse en ella, uno en el regazo del otro.

  1. ¡Tierra, fuego, agua, aire!

Esta es una dinámica de contacto y ha sido diseñada con el fin de promover el reconocimiento de todo el alumnado y el sentimiento de pertenencia a un grupo. Además, mejora la autoestima del alumno o la alumna y también la estima hacia los compañeros.

Se trata de formar equipos reducidos de unos 4-5 niños o niñas. Deben formar un círculo, un poco separados, y uno de ellos debe situarse en medio del corro.

Cuando el docente dice “Tierra”, los alumnos y alumnas que forman el corro deben realizar un masaje suave con los puños al compañero del medio durante unos 30 segundos.

Cuando la consigna es “Fuego”, deben hacer un masaje al compañero o la compañera del medio efectuando pellizcos suaves con las puntas de los dedos durante 30 segundos más.

Cuando se diga “Agua”, los alumnos y alumnas del círculo realizarán un masaje al compañero del medio, desde la cabeza hasta los pies, en forma de cascada de agua a través de las palmas de las manos. También 30 segundos más.

Y, finalmente, cuando el docente dice “Aire”, los alumnos y alumnas del círculo deben estirar los brazos en dirección al compañero del medio y, sin tocarlo, intentarán pasar energía positiva hacia él. Esa energía será invisible y se realizará durante 30 o 40 segundos más.

Este proceso debemos repetirlo hasta que todos los niños y niñas haya tenido la oportunidad de estar situados en el medio del círculo y disfrutar de este fabuloso masaje.

¡Esperamos que estas dinámicas sean de tu interés y que tus alumnos y alumnas las disfruten!

Ideas para no olvidar las competencias transversales

En el trabajo por proyectos se ponen en práctica actividades y situaciones que pretenden ser lo más cercanas a la realidad, y tal y como conocemos nuestra realidad no actuamos solo con un área de conocimiento, sino que las ponemos todas en juego de manera simultánea.

Esto implica que con esta metodología también motivamos a nuestro alumnado a trabajar las competencias transversales.

¿Qué entendemos por competencias transversales?

Son todas aquellas que no pertenecen a un área del conocimiento específica, pero están presentes en todas las asignaturas o, en este caso, en todos los proyectos. Por ejemplo, estamos hablando de las competencias:

  • TIC.
  • Aprender a aprender.
  • Autonomía.
  • Trabajo cooperativo.
  • Etc.

Aunque los proyectos utilizan como hilo conductor el área de Ciencias Naturales o Ciencias Sociales, puesto que son las áreas más cercanas para tratar temas globales de la realidad, esto no quiere decir que no puedan incluir competencias y contenidos de otras áreas.

Lo mismo ocurre con este tipo de competencias transversales que de manera natural van apareciendo en esta clase de metodología. Dado que surgen preguntas como las siguientes: ¿hay que trabajar todas las competencias transversales en cada proyecto?, ¿cómo se integran en la programación?, ¿cómo se evalúan?, vamos a ir resolviendo estas dudas poco a poco.

¿Se trabajan todas las competencias transversales en cada proyecto?

Todo dependerá de nuestra propuesta metodológica de curso, es decir, si hemos decidido trabajar todo el curso con diferentes proyectos, es obvio que podemos distribuir y graduar el aprendizaje de las competencias transversales entre los diferentes proyectos. En cambio, si durante todo el curso nos hemos propuesto trabajar un único proyecto, seguramente este contemple más competencias transversales que la opción de varios proyectos en el curso.

También influirá la duración que le otorguemos al proyecto y el tipo de dinámicas grupales, de investigación, etc., que propongamos en cada proyecto.

Nuestra propuesta para trabajar con los Proyectos Santillana es distribuir las competencias transversales que corresponden al nivel entre los diferentes proyectos, de manera que en cada uno se potencie o se centre la atención sobre una de las competencias, es decir, la opción 1 de la imagen anterior.

¿Cómo se integran en la programación?

Siguiendo la propuesta que hacemos para distribuir las competencias transversales entre los diferentes proyectos que trabajamos a lo largo de un curso (opción 1), deberíamos revisar los proyectos que se van a implementar y analizar qué tipo de actividades destacan. Por ejemplo, en los proyectos que se contextualizan en situaciones pasadas o históricas, como el del Imperio romano, tendrá más sentido que se destaquen las actividades de búsqueda de información, interpretación, análisis, etc., por lo que podemos asignar a este las competencias relacionadas con los procesos de búsqueda, el método científico, el tratamiento de la información, etc. En cambio, en proyectos en los que haya que crear material audiovisual, como, por ejemplo, el proyecto “Me siento bien”, en el que hay que realizar la campaña informativa, podremos destacar las competencias relacionadas con el uso y manejo de las TIC.

Lo importante de esta distribución será garantizar que, aunque cada una de las competencias se trabajen en todos los proyectos, demos herramientas al alumnado y les ayudemos a desarrollarlas.

¿Cómo se evalúan?

Si hemos optado por distribuir las competencias entre los diferentes proyectos (opción 1), nos será más fácil integrarlas en la evaluación, puesto que en cada proyecto nos centraremos en unas competencias en concreto. Por ejemplo, si un proyecto hemos decidido focalizarlo en el uso y manejo de las TIC, aunque en ese proyecto se realicen trabajos grupales, nos centraremos en evaluar si los alumnos y alumnas utilizan la herramienta TIC para el uso que corresponde. En cambio, si otro de los proyectos lo hemos decidido focalizar en el trabajo cooperativo, a pesar de que se hagan actividades con herramientas TIC, nos centraremos en promover el aprendizaje y en evaluar la cooperación, en asumir responsabilidades, realizar las tareas que se nos han asignado, respetar las opiniones y valoraciones de los compañeros y las compañeras, etc.

De esta manera conseguiremos trabajar todas las competencias transversales durante el curso y, además, con la metodología más idónea para estos casos, puesto que los alumnos y alumnas las estarán poniendo en práctica de manera permanente y les iremos ayudando a mejorarlas.

¿Cómo os habéis planteado el trabajo de este tipo de competencias en vuestro centro?