Ayudar a nuestro alumnado a trabajar cooperativamente: cohesión de grupo

La cohesión de grupo es una de las cuestiones que más preocupa al profesorado cuando se habla del trabajo por proyectos, ya que no todo el alumnado quiere compartir momentos de trabajo con los compañeros y las compañeras, o bien no todos saben. Muchos de los alumnos y las alumnas no están acostumbrados porque lo han hecho pocas veces o incluso no lo han hecho nunca.

Así que para implementar de la mejor manera posible los proyectos, a la vez que nuestro alumnado trabaja cooperativamente, debemos trabajar la cohesión de grupo. Por ello, en este artículo proponemos la introducción sistemática de dinámicas de grupo para predisponer al alumnado a trabajar en equipos cooperativos y con éxito.

Cohesionar grupos

Debemos tener en cuenta que la tarea de cohesionar los equipos, así como la de favorecer y promover sus capacidades asociativas, es un aspecto que siempre tenemos que estar trabajando. Es decir, un equipo cooperativo no estará nunca totalmente cohesionado, ya que siempre habrá nuevas circunstancias y/o conflictos de intereses entre los alumnos y las alumnas.

Y no debemos olvidar que, según la etapa madurativa en la que se encuentre nuestro alumnado, su nivel de egocentrismo puede obstaculizar el buen desarrollo de sus habilidades cooperativas. Este es nuestro caso. Los niños y niñas de la etapa de Educación Primaria saben competir, pero tienen que aprender, de manera progresiva, a cooperar e ir todos a una. Esto lo conseguiremos motivándolos a través de dinámicas y juegos de cohesión.

Por lo tanto, proponemos la práctica de todo tipo de juegos y dinámicas de grupo:

  • Dinámicas de presentación a principio de curso o cuando llega una alumna o un alumno nuevos.
  • Dinámicas de distensión para liberar energía, estimular el movimiento y romper los momentos de tensión.
  • Dinámicas de conocimiento para mejorar las relaciones y los vínculos de amistad entre los alumnos y las alumnas.
  • Dinámicas de contacto para favorecer la cohesión, la autoestima y el reconocimiento de los demás a través del contacto físico.
  • Dinámicas de predisposición al trabajo en equipo con el fin de que los alumnos y alumnas jueguen y disfruten juntos mientras consiguen sus objetivos.
  • Dinámicas de reconocimiento y aceptación de las diferencias, de respeto mutuo, para contribuir al desarrollo integral de nuestros alumnos y alumnas.

Si trabajamos la cohesión de grupo de manera más o menos sistemática con nuestro grupo de clase, conseguiremos que todos sientan que forman parte de una pequeña comunidad de aprendizaje y, de manera progresiva, irán sintiendo también que forman parte de un grupo de compañeros con el que mantienen un gran vínculo. ¡Así, los iremos predisponiendo a trabajar en equipo!

¡Ánimo! ¡Este es un primer paso para iniciar el cambio en nuestra manera de enseñar a nuestros alumnos y alumnas a aprender de manera asertiva, cooperativa e integral!

Dinámicas de cohesión de grupos

En este post os proponemos un par de dinámicas para empezar a practicar.

  1. Las sillas cooperativas

Esta dinámica promueve la cooperación y la solidaridad entre iguales. Y resulta muy divertida porque consiste en hacer lo contrario del tradicional “juego de las sillas”.

Se trata de formar un círculo con todas las sillas. Cada alumno o alumna debe sentarse en una silla. Cuando ponemos música deben bailar y dar vueltas al corro. Mientras tanto, el docente saca una silla. Cuando la música se detiene, todos los niños y niñas deben conseguir sentarse.
Veréis que deberá ir guiándolos en esta aventura, ya que hay que recordarles la consigna inicial de que todos deben poder sentarse cuando se detenga la música.
A medida que se van sacando sillas, ellos mismos irán desarrollando estrategias para compartir las sillas, hasta que quede una sola y todos tengan que sentarse en ella, uno en el regazo del otro.

  1. ¡Tierra, fuego, agua, aire!

Esta es una dinámica de contacto y ha sido diseñada con el fin de promover el reconocimiento de todo el alumnado y el sentimiento de pertenencia a un grupo. Además, mejora la autoestima del alumno o la alumna y también la estima hacia los compañeros.

Se trata de formar equipos reducidos de unos 4-5 niños o niñas. Deben formar un círculo, un poco separados, y uno de ellos debe situarse en medio del corro.

Cuando el docente dice “Tierra”, los alumnos y alumnas que forman el corro deben realizar un masaje suave con los puños al compañero del medio durante unos 30 segundos.

Cuando la consigna es “Fuego”, deben hacer un masaje al compañero o la compañera del medio efectuando pellizcos suaves con las puntas de los dedos durante 30 segundos más.

Cuando se diga “Agua”, los alumnos y alumnas del círculo realizarán un masaje al compañero del medio, desde la cabeza hasta los pies, en forma de cascada de agua a través de las palmas de las manos. También 30 segundos más.

Y, finalmente, cuando el docente dice “Aire”, los alumnos y alumnas del círculo deben estirar los brazos en dirección al compañero del medio y, sin tocarlo, intentarán pasar energía positiva hacia él. Esa energía será invisible y se realizará durante 30 o 40 segundos más.

Este proceso debemos repetirlo hasta que todos los niños y niñas haya tenido la oportunidad de estar situados en el medio del círculo y disfrutar de este fabuloso masaje.

¡Esperamos que estas dinámicas sean de tu interés y que tus alumnos y alumnas las disfruten!



----------

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *