Cómo trabajar con las ventanas de aprendizaje en Santillana Proyectos

En el dosier del docente de cada proyecto, y asociadas a cada una de las tareas, podemos encontrar las llamadas ventanas de aprendizaje. Pero ¿qué son y cómo podemos trabajar con ellas? A lo largo de este artículo vamos a dar respuesta a estas dos preguntas con la ayuda de algunos ejemplos contextualizados en el proyecto de nivel I «A merendar».

¿Qué son las ventanas de aprendizaje?

Como bien sabéis, Santillana Proyectos pertenece a un conjunto de materiales educativos agrupados bajo la premisa «Escuela de autor». ¿Qué significa eso? Pues que conforman un grupo de materiales abiertos, donde vosotros, los docentes, sois quienes distribuís los diferentes contenidos curriculares en función de las necesidades de vuestros alumnos y alumnas.

Bajo esta idea, Santillana Proyectos pretende dar respuesta a la interconexión entre los contenidos de Ciencias Naturales y Ciencias Sociales, desarrollados en los proyectos, con otras áreas como las de Matemáticas, Lengua o Educación visual y plástica.

Así, por ejemplo, si cogemos la primera tarea de investigación del proyecto «A merendar» (las comidas del día), podemos ver que se nos ofrecen dos ventanas de aprendizaje: una que nos conduce hacia el área de Matemáticas para trabajar el reloj analógico y otra que nos lleva hasta el área de Lengua, donde se nos propone redactar una lista.

¿Cómo trabajar con las ventanas de aprendizaje?

Es tan fácil como seguir las indicaciones que nos proporciona el dosier del docente. En el caso de la ventana hacia las matemáticas, para que los alumnos aprendan las comidas del día se nos muestra que sería interesante complementar esta tarea con el aprendizaje de la lectura y escritura de las horas mediante relojes de agujas.

En caso de no haber trabajado todavía las horas, el proyecto nos proporciona un momento significativo de aprendizaje que podemos aprovechar para realizar conexiones neuronales en el alumnado. En este sentido, para facilitar un aprendizaje significativo de las horas podemos dedicar una parte de la sesión de Ciencias Sociales o bien la próxima sesión de Matemáticas a trabajar las unidades de medida, la función de las manecillas, etc.

Si decidimos aprovechar la ventana de aprendizaje, podemos utilizar los materiales que tengamos de matemáticas: relojes analógicos de madera o de cartón, el libro de texto o los materiales de matemáticas manipulativas proporcionados en Mate+.

Así, por ejemplo, si se está trabajando con el libro de texto Saber hacer de Matemáticas, se pueden utilizar como apoyo las actividades de la unidad 15 (tercer trimestre), bien del libro de primero o de segundo.

En cambio, si estamos trabajando con los materiales de Mate+ como apoyo en Matemáticas, se podrían utilizar las hojas de trabajo 4 y 5 del bloque Medida del libro de primero, o bien las fichas 3, 4 y 5 del libro de segundo.

 

En el caso de que ya se haya trabajado ese aprendizaje, puede resultar adecuado dedicar una parte de la sesión a repasar o consolidar las unidades de medida del tiempo, la función de las manecillas del reloj o bien la lectura de las horas en punto e y media, las horas y cuarto y menos cuarto o el cálculo de intervalos de tiempo (¿cuánto tiempo pasa desde que desayunas hasta que comes al mediodía?…).

Como podéis observar, trabajar con ventanas de aprendizaje sirve para presentar los contenidos de forma mucho más significativa a nuestro alumnado, ya que se realizan cuando realmente son necesarios. En este sentido, no nos debe dar miedo avanzar unidades del libro, dado que cada equipo docente dispone de autonomía pedagógica para organizar los contenidos de la forma que mejor se adecuen al alumnado.

¿Habéis utilizado ya alguna ventana de aprendizaje? Explicadnos vuestras experiencias.



----------

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *