Gamificamos el proyecto «Nuestros antepasados los romanos» para Educación Primaria

Como os habréis dado cuenta, todos los proyectos de Santillana están relacionados con una temática concreta: los alimentos, nuestro barrio, el cuerpo humano, el universo… Además, el tema se desarrolla a partir de un punto inicial en el que se presenta una situación al alumnado.

La temática y el punto de partida de cada proyecto proporcionan un hilo conductor a través del cual se proponen todas las actividades del proyecto. De esta forma conseguimos diversas cosas:

  • Contextualizar el proyecto a partir de situaciones reales que fomentan la significatividad y funcionalidad de los aprendizajes.
  • Fomentar el interés del alumnado al realizar actividades que están contextualizadas dentro de una pequeña historia.

Para que permanezcan estas ventajas durante el transcurso de las actividades, es importante mantener el hilo argumental a lo largo de todo el proyecto. Como vimos en el artículo anterior: «Gamificando el trabajo por proyectos», introducir elementos de gamificación nos puede ayudar a conseguir este objetivo.

Ahora, vamos a concretar estas ideas en el proyecto «Nuestros antepasados los romanos», sobre el Imperio romano, que se trabaja en el nivel II de Primaria.

Storytelling: la historia detrás del proyecto

El proyecto sobre el Imperio romano empieza explicando la historia de Pompeya y a partir de ella se plantean las actividades de evaluación inicial. Este es un buen momento para añadir un elemento de ludificación que ya conocemos: el storytelling, consistente en desarrollar una historia que va tomando forma a lo largo del proyecto en paralelo a las actividades.

Para conseguir despertar la atención del alumnado, recomendamos contar con un personaje protagonista que vaya desvelando partes de la historia a medida que avanza. En este caso concreto, podría ser un arqueólogo o arqueóloga que ha encontrado las cartas de Plinio mencionadas al inicio del proyecto. Dicho personaje irá descifrando fragmentos de las cartas a medida que avanzan las actividades, de tal manera que después de una actividad se desvela una nueva parte de la historia. Finalmente, cuando el proyecto llega a su fin, se desvela también el final de la historia.

La historia del arqueólogo y la aventuras o acertijos que va resolviendo para poder descifrar las cartas de Plinio mantienen la atención de los alumnos y, gracias al hecho de que al final de cada actividad de investigación se desvela un nuevo capítulo del hilo narrativo, es posible aumentar la motivación del alumnado para realizar las actividades.


La barra de progreso: vamos paso a paso
 

Otro elemento de gamificación mencionado en el anterior artículo es la barra de progreso. Este elemento gráfico ayuda a aportar sensación de progreso durante el proyecto y, en este caso concreto, veremos cómo nos puede ayudar también al desarrollo del hilo argumental.

Como está explicado en el artículo correspondiente, la barra de progresos simplemente marca los hitos que nos hemos planteado para el proyecto. En este caso, los hitos pueden ser las actividades de investigación propias del proyecto sobre el Imperio romano, siendo el 100% de la barra de progreso la actividad de producto final:

Podemos confeccionar una barra de progreso bien grande con papel de embalar, cartulina o el cartón de embalaje de un electrodoméstico de gran tamaño, de forma que se pueda colgar en algún lugar de la clase para que sea visible por todos. En este caso, sería necesario dividir la barra de progreso en 10 segmentos iguales y marcarlos de alguna manera indicando que corresponden a cada una de las tareas del proyecto. Otra forma de hacerlo es dejarla sin decorar inicialmente e ir añadiendo la decoración a medida que se superan cada una de las tareas: podemos añadir algún elemento relacionado con la actividad, una estrella, colorear la parte correspondiente del progreso del proyecto… ¡Aquí entra en juego vuestra creatividad!

Para aprovechar este elemento junto con la historia que hemos planteado en el apartado anterior, podríamos establecer un ritual consistente en que, al finalizar cada tarea de investigación, se añade una nueva parte a la barra de progreso (se colorea la sección correspondiente, se decora de alguna forma el porcentaje correspondiente a las tareas finalizadas) y se desvela la siguiente parte de la historia de nuestro protagonista. Otra manera de realizar el ritual es disponer anteriormente las partes de la historia detrás de la barra de progreso; al finalizar las tareas, se descubre la parte correspondiente de la barra de progreso, en la que encontramos un nuevo fragmento de la historia.

Como veis, aquí os hemos planteado algunos ejemplos de cómo se puede aprovechar el storytelling y la barra de progreso como elementos de gamificación para desarrollar el hilo argumental de un proyecto de Santillana. ¿Se os ocurren otras formas de utilizar la gamificación para profundizar en el hilo argumental de los proyectos? Déjanos tus ideas en la sección de comentarios.

¡Hasta la próxima!

EL PROYECTO «NAVEGANDO POR EL RÍO» PASO A PASO

En este artículo vamos a acompañaros en la implementación del proyecto «Navegando por el río», de nivel II. Para ello os proporcionaremos algunas ideas y consejos que os ayudarán a llevar a cabo los objetivos propuestos.

Este proyecto consiste en el estudio y análisis de los ríos, su entorno y su protección y conservación, así como en una aproximación a las vertientes de la península ibérica.

El punto de partida

Como motivación inicial del proyecto, se plantea al alumnado la pérdida de los elementos naturales de los ríos (agua cristalina, vegetación y fauna, etc.) y se los anima a hacer algo por ellos.

Como complemento a este punto de partida, podemos proponer una actividad sorpresa planificada con las familias. La implicación de las familias es un punto clave en el desarrollo de Santillana Proyectos, por lo que hacerlas partícipes de su desarrollo es básico para una buena implementación de los mismos.

1.Podemos presentar el proyecto en la reunión con las familias o hacerles llegar una carta secretaque tendrán que devolver los niños correctamente cerrada. En la reunión o carta se informará a las familias de cuáles son los contenidos y actividades que vamos a llevar a cabo en el proyecto y se les pedirá una foto en la que se vea a los niños en una excursión en el contexto de un río.

Si la presentación del proyecto puede llevarse a cabo con tiempo suficiente, por ejemplo, en la reunión informativa de principio de curso, resultará más fácil para las familias encontrar una foto e incluso planificar una excursión. Si, en cambio, se hace mediante el envío de la carta secreta, puede servir tanto una foto de los niños como una imagen de un contexto que los niños conozcan, incluso un pequeño texto de algún abuelo, familiar… contando una vivencia relacionada con el río.

2.En el momento en el que se dispongan de todas las cartas secretas para lanzar el proyecto, cada alumno abrirá la carta y deberá intentar averiguar cuál es el tema de nuestro proyecto

En este momento podemos realizar el punto de partida propuesto:

3.A partir de la imagen de la página 5 planteamos una sesión en la que los niños tengan que relacionar cada una de las fotos o textos de sus sobres con la imagen.

4.Después, a partir de la imagen y del comentario dirigido de la misma a través de preguntas, nos cuestionamos el porqué del sello «¡SOS!». Luego, realizamos una lluvia de ideas sobre cuáles son los peligros que amenazan los ríos. Esta reflexión servirá para descubrir los peligros del río e incluso para plantear la importancia del agua para la vida.

Otra opción para iniciar el proyecto es la propuesta de la página 46 de la guía didáctica:

1. Será necesario reproducir la situación planteada: música, caos, restos de basura, agua sucia…, así como las octavillas incluidas en el dosier final.
2. Una vez planteada la situación se creará el debate sobre la situación, ayudándolos con preguntas que lleven a la reflexión:

1.¿Qué hace la basura alrededor del agua?

2.¿Por qué el agua está sucia?

3.¿Es la basura la responsable del estado del agua

3. Tras la reflexión y la lectura de las octavillas debemos crear el interrogante de qué serán capaces de hacer para curar los ríos.

Las tareas de investigación

A partir de la actividad inicial y de la exploración de los conocimientos previos, se realizan las tareas de investigación. En este proyecto estas consisten en conocer a fondo todo lo que concierne a los ríos para, posteriormente, valorar la importancia de mantenerlos limpios y concienciar a la población de que así lo haga.

Para la realización de las tareas debemos tener claros los objetivos de aprendizaje que queremos trabajar, puesto que cada tarea responde a un único objetivo.

Gracias a este sistema nos será fácil decidir qué tareas trabajaremos en nuestro proyecto. Además, durante el punto de partida podemos preguntar a nuestros alumnos y alumnas sobre lo que les gustaría conocer sobre los ríos y, si surge alguna propuesta que no se recoge en los objetivos de aprendizaje, se puede incluir.

Añadir un nuevo objetivo de aprendizaje nos supondrá elaborar una tarea de investigación teniendo en cuenta las indicaciones sobre esta fase de los proyectos y que os presentábamos en el artículo «Guía para llevar a cabo las tareas de investigación en Educación Primaria».

Las tareas de investigación nos servirán para aprender todos los contenidos del proyecto y para recabar todo lo necesario para elaborar el producto final.

Finalizamos el proyecto

La finalización del proyecto se realizará a partir de la organización de la jornada de concienciación para la protección de los ríos.

La actividad consiste en transmitir al resto de la comunidad escolar el contenido del proyecto, mostrando los trabajos realizados y, lo más importante, la necesidad de proteger los ríos.
La jornada se plantea como una actividad en la que los niños y niñas deben estar involucrados tanto en su organización como en su desarrollo, siendo ellos los verdaderos responsables del resultado.

Como colofón del proyecto, de manera complementaria a las propuestas del cuaderno y con el objetivo de hacer que todo el trabajo perdure, podemos llevar a cabo alguna de las siguientes propuestas:

– Elaborar una memoria de la jornada en la que los alumnos describan su experiencia, su comportamiento e incluso su compromiso después de la jornada, acompañando los textos de imágenes del desarrollo de la misma.

– Dependiendo del contexto, del entorno y de la situación de cada centro, puede irse incluso un paso más allá, involucrándose en la filosofía del movimiento Design for Change. Ofreceremos así a niños y niñas la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas para cambiar el mundo desde su entorno. Llevando a cabo iniciativas como planificar una excursión en el entorno próximo a un río en el que recoger residuos, escribir una carta a su propio Ayuntamiento solicitando más papeleras, carteles… u otras carencias que ellos hayan podido percibir en el entorno del río, realizando una actividad en su pueblo, ciudad… en la que informen al público en general sobre la necesidad de cuidar los ríos… Las posibilidades llegados a este punto son innumerables, ya que el contexto y las necesidades de cada lugar serán muy diferentes. Añadiendo el incentivo de que al hacer partícipes a los niños y responsables en la posibilidad de cambiar el entorno, las ideas o iniciativas más sorprendentes van a surgir de los propios alumnos.

Y vosotros ¿cómo habéis realizado la implementación del proyecto «Navegando por el río»?

El desarrollo de la competencia en comunicación lingüística (CLL) a través del trabajo por proyectos

En los proyectos estamos dando la oportunidad a nuestro alumnado de poner en práctica todo su potencial para resolver situaciones cotidianas. Esto quiere decir que, aunque Santillana Proyectos esté basado en los contenidos de las ciencias sociales y naturales, en realidad desarrolla más competencias. Entre las competencias que se desarrollan encontramos las transversales, tal y como os presentamos en el artículo «Ideas para no olvidar las competencias transversales», pero también las competencias para la comunicación.
En este artículo os presentamos cómo se desarrolla esta competencia en Santillana Proyectos.

 

¿En qué consiste la competencia en comunicación lingüística (CLL)?

Esta implica la utilización del lenguaje de una forma hábil y eficaz en la vida diaria del niño. Tal y como se contempla en la LOMCE, la CLL supone una serie de habilidades y destrezas que están claramente recogidas en los bloques curriculares del área de Lengua Castellana y Literatura y por lo tanto se trabajarán específicamente desde dicha área.

Ahora bien, si nos fijamos en Santillana Proyectos, veremos que algunos de los objetivos y contenidos para esta competencia también aparecen en estos. Santillana Proyectos nos va a permitir trabajar la CLL de una forma transversal y vinculada a los aprendizajes y al quehacer diario de los niños y niñas. De la misma forma, se estimula, potencia y favorece una serie de destrezas necesarias para el desarrollo de dicha competencia

 

¿Cómo se trabaja la expresión y comprensión oral?

Santillana Proyectos desarrolla las secuencias de trabajo de cada tarea planteando diversas actividades de investigación con diferentes tipos de agrupación.

En todas las tareas por parejas, por equipos o con el grupo clase se trabaja la expresión y comprensión oral a través de acciones que son necesarias y han de desarrollarse de forma natural para poder llevar a cabo todas y cada una de las actividades:

  • Es necesaria una conversación y un debate entre los alumnos y alumnas.
  • Habitualmente deberán realizar una toma de decisiones colectiva y consensuada.
  • Los alumnos y alumnas aprenderán a exponer y defender sus ideas ante los demás.

 

 

 

 

 

 

Todas estas actividades implican, indirectamente:

  • El dominio de la lengua oral para comunicarse.
  • El empleo de códigos y habilidades tanto lingüísticas como no lingüísticas.
  • Una reflexión sobre la intención comunicativa de los demás.
  • Un enriquecimiento de las relaciones sociales.
  • El aumento de la confianza en sí mismo para expresarse de forma oral en público.
  • El desarrollo de la capacidad de empatía y respeto por las opiniones e ideas de los demás.

Para ayudar a nuestros alumnos y alumnas a desarrollar esta competencias podemos proponer el uso de estructuras del trabajo cooperativo, como la técnica 1-2-4, comentada en otro post del blog, o estrategias de comprensión oral como parafrasear lo que hemos entendido de las aportaciones de los demás…

¿Cómo se trabaja la comprensión y expresión escrita?

Santillana Proyectos estimula la lectura de diferentes tipos de textos, necesarios para acceder a la información y el aprendizaje. Las actividades que se proponen para realizar individualmente, en gran cantidad de ocasiones, requieren de una lectura individual de pequeños textos y la consiguiente comprensión de los mismos.

Del mismo modo, tanto en las actividades individuales como en las realizadas en grupo o por parejas, es necesario el desarrollo de tareas de búsqueda y recopilación de información, que también implica el desarrollo de la comprensión escrita.

Por otro lado, Santillana Proyectos permite, a través del cuaderno de trabajo, plasmar por escrito las evidencias del aprendizaje que se ha realizado en las fases previas de intercambio oral con los compañeros y de investigación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este trabajo escrito se potencia:

  • El trabajo sobre los diferentes tipos de textos (instructivos, expositivos…).
  • La elaboración de diferentes esquemas u organizadores gráficos que permiten la estructuración de los aprendizajes.
  • La composición de breves textos que han de desarrollar por sí mismos.
  • La aplicación y uso de las reglas de funcionamiento del sistema de lenguaje.
  • El uso del vocabulario específico mediante el trabajo de las palabras claves propuestas en las tareas de investigación.

Todas las actividades de los proyectos que estimulan la composición escrita de textos facilitan la adquisición de una progresiva autonomía en el desarrollo de los mismos, guiándoles poco a poco en cómo ser capaces de elaborarlos y desarrollarlos por sí mismos. Todo ello facilita que los niños y niñas vayan adquiriendo mayor confianza en sí mismos para expresarse de forma escrita.

Ahora que ya sabemos cómo se desarrolla la competencia en comunicación lingüística en los proyectos, podemos pensar estrategias complementarias para potenciar aquello en lo que nuestros alumnos necesitan más refuerzo. En próximos artículos os daremos más ideas sobre cómo hacerlo. ¿Qué recursos o estrategias utilizáis vosotros en vuestras clases?