Pautas para continuar los proyectos durante el verano y con las familias

Tras el curso escolar llegan las deseadas vacaciones y queremos proponeros actividades para que vuestros alumnos y alumnas sigan aprendiendo tras el gran trabajo realizado durante el año escolar.

En este artículo os facilitamos ideas para mostrar a las familias y que así los alumnos y alumnas sigan aprendiendo y manteniendo la experimentación, investigación y manipulación durante estos días con su ayuda.

Como muchos de vosotros ya sabéis, el trabajo por proyectos es una de las metodologías globalizadoras que mejor encajan en el aprendizaje significativo. Enseñaremos a las familias a crear sus propios miniproyectos durante las vacaciones con actividades que enlazan con alguno de los proyectos que seguramente habréis trabajado en clase.

Como acción previa a estos miniproyectos podemos enviar una carta a las familias al final de curso indicándoles qué pueden hacer con sus hijos para afianzar aprendizajes, de forma que les demos las «tareas» ya estructuradas. Un ejemplo podría ser:

Queridas familias:

Con el fin de que vuestros hijos e hijas consoliden los conocimientos aprendidos durante el año, os facilitamos a continuación una serie de actividades lúdicas para que sigan disfrutando de su aprendizaje de una forma divertida y experiencial y podáis acompañarlos en su aventura de aprender…

Miniproyecto «Mi caja de recuerdos»

Este miniproyecto propone buscar objetos en la naturaleza para repasar conceptos aprendidos durante el año. Por tanto, la contextualización es la propia actividad que realicen las familias en el entorno y les indicaremos que deben ayudar a sus hijos e hijas a hacerse preguntas sobre lo que observan: ¿qué hace ese animal?, ¿qué hace esa abeja en la flor?

La principal motivación de este proyecto es que fabriquen su propia caja de aprendizaje.

  • Tarea 1. Busca y clasifica

Actividad 1: Elige dos animales (o dos objetos) del lugar en el que te encuentras.

Actividad 2: Clasifica esos animales en vertebrados o invertebrados.

Actividad 3: Haz un dibujo de ellos o añade alguna fotografía que hayas hecho.

Actividad 4: ¿Por qué te gustan esos animales? ¿Cuál crees que es su punto fuerte?

Puedes clasificar los animales que veas y explicar las características que tiene ese animal (u objeto).

  • Tarea 2. Ordena y almacena

Actividad 5: Decide cómo vas a almacenar toda la información que has ido recogiendo durante las vacaciones para luego explicársela a tus compañeros de clase en septiembre.

Actividad 6: Puedes decorar la caja como más te guste.

Miniproyecto «Las letras también se bañan»

El objetivo de este miniproyecto es seguir practicando los conceptos y palabras clave aprendidos durante el curso. ¡Y qué mejor lugar que la piscina o la playa para trabajar esas palabras!

Actividad 1: Si tenemos letras de goma eva, las podemos usar para generar palabras clave. En este caso los padres lanzarían varias letras a la piscina o a la orilla del mar y los niños y niñas tendrían que ir a buscarlas y formar la palabra correcta. Palabras como ovíparo, herbívoro, carnívoro

Actividad 2: En esta segunda actividad se pueden hacer preguntas sobre las palabras clave: ¿qué animales son ovíparos?, ¿cuáles son herbívoros?, ¿habéis visto alguno durante las vacaciones?…

Miniproyecto «Mi libro viajero»

Podemos dar a las familias una hoja con varias preguntas. Por ejemplo, con el proyecto de «Nuestros antepasados los romanos», las familias pueden facilitar una libreta estilo diario a su hijo o hija para que exponga sus preguntas, aprendizajes, dibujos sobre lo que está viendo en su lugar de vacaciones…

  • Tarea 1. ¿Dónde estoy?

Actividad 1: ¿Cómo se llamaba la ciudad en la época de los romanos? En esta actividad tienen que realizar una labor de investigación. Los padres les pueden ayudar con las preguntas o les pueden leer las placas de la ciudad de forma que encuentren ellos mismos la respuesta.

 

Actividad 2: Dibuja la figura más representativa de la ciudad en la que te encuentras.

Actividad 3: La comida típica de este lugar es… Aquí podemos instarles a que, aparte de detallar la comida tradicional, investiguen cuál es la receta. Pueden preguntar a las personas de la ciudad, en restaurantes… y, por qué no, hacerla cuando lleguen a casa. También podemos pedirles que diferencien los alimentos saludables de la receta, así afianzamos los conocimientos aprendidos en el proyecto «¡A merendar!».

En resumen, se trata de pedir a las familias que fomenten el espíritu que hemos emprendido este curso para aproximar los contenidos escolares a la realidad en la que vivimos, y que ayuden a sus hijos e hijas a reflexionar, hacerse preguntas, investigar, experimentar, etc.

¡¡Estas vacaciones aprendemos todos juntos!!



----------

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *