¿Es necesario fomentar la creatividad o por el contrario es una destreza innata?

Si entendemos que la creatividad es la capacidad o habilidad para inventar o crear, desde objetos físicos hasta ideas, representaciones o simplemente fantasías, podemos decir que la creatividad se encuentra presente en todas partes y ámbitos de nuestra vida.

Para muchas personas la creatividad solo está presente en las expresiones artísticas, pero lo cierto es que la podemos encontrar en cualquier innovación científica y tecnológica, en la publicidad, el deporte… y, por supuesto, no es exclusiva de la música, la literatura, la pintura o cualquier otra expresión artística.

La creatividad es algo inherente al ser humano y alcanza su máximo esplendor durante la infancia, habilidad que vamos perdiendo con la edad si no la potenciamos.

Desde el ámbito educativo, ¿otorgamos la suficiente importancia al desarrollo de la creatividad? ¿Podemos aplicar el fomento de la creatividad desde cualquier asignatura o es exclusiva de las áreas artísticas? ¿Es una habilidad innata o se puede entrenar? ¿Se nace con ella o se aprende?

Personas expertas en la materia aseguran que todos nacemos con ella y que, como cualquier destreza, se puede estimular y potenciar, y si, además, lo hacemos desde edades tempranas, favorecerá el desarrollo personal y académico.

Albert Einstein decía que «la creatividad es la inteligencia divirtiéndose».

En este artículo queremos, por un lado, haceros reflexionar sobre la necesidad de trabajar esta capacidad con el alumnado y, por otro, mostraros cómo formar con Santillana Proyectos a personas creativas y emprendedoras.

  • Proyecto «Creamos una empresa solidaria»

Este proyecto está enmarcado en el Nivel III (5.º y 6.º de Primaria) dentro del área de Ciencias Sociales. En él los estudiantes se acercan por primera vez a los contenidos de economía y de educación financiera presentes en el currículo. El proyecto gira en torno al emprendimiento social, por lo que los aspectos económicos se tratan desde un punto de vista de compromiso social y de implicación con los problemas del entorno de los alumnos y alumnas con el objetivo de trabajar con valores.

El proyecto tiene como punto de partida un anuncio de prensa: «Se buscan personas emprendedoras». En dicho artículo se resumen las bases para participar en un concurso de proyectos de emprendimiento social.

Durante el proyecto los estudiantes van descubriendo que emprender tiene mucho que ver con hacerse preguntas, con observar, con tener dudas, con innovar, con trabajar en equipo…, pero, sobre todo, tiene que ver con la creatividad para transformar las dificultades del entorno en oportunidades. Se encontrarán con diferentes tareas en las que irán comprobando que el ingenio y la creatividad son piezas clave para hallar soluciones a aquellos problemas que nos puedan surgir.

El producto final consiste en la creación de una empresa solidaria donde se convertirán en auténticas personas emprendedoras sociales capaces de observar su entorno de manera diferente para detectar posibles necesidades sociales y transformar su entorno de forma positiva.

  • Proyecto «¡Eureka! La aventura de los inventos»

También perteneciente al Nivel III, pero dentro del área de las Ciencias de la Naturaleza, este proyecto tiene como tema central los inventos y los descubrimientos científicos. A lo largo del mismo se hace necesaria la reflexión sobre cuáles son las necesidades que satisfacen los distintos inventos.

El evento inicial o punto de partida tiene como objetivo mostrar que el ser humano ha ideado a lo largo de su historia objetos y formas ingeniosas para facilitarnos la vida, desde la rueda hasta el coche eléctrico. La última actividad de esta tarea está pensada para fomentar en el alumnado la creatividad, para que se expresen con total libertad, invitándolos a imaginar un invento que pudiera ser un gran avance para la humanidad.

Mediante las diferentes tareas del proyecto, los estudiantes van descubriendo que los inventores e inventoras detectan nuestras necesidades para así tratar de satisfacerlas. Descubren que en la mayoría de los casos no se trata de resolver una necesidad, sino de hacer algo de forma diferente, ingeniosa o de crear algo nuevo de manera creativa.

Para el producto final se les plantea la realización de una feria de los inventos, donde expondrán todos aquellos artefactos que han construido durante el proyecto, lo que les habrá ayudado a comprender mejor cuál es la base de su funcionamiento. Dentro de la feria se celebrará un reto: la construcción de un avión, donde cada equipo diseñará y construirá su propio avión para el concurso.

Los niños y niñas aprenden y disfrutan creando y construyendo. Crear les produce mucha satisfacción personal, aumenta su autoestima, la seguridad en sí mismos y desarrolla la creatividad.

El pensamiento creativo está muy valorado en nuestra sociedad, donde la innovación y la capacidad de crear juegan un rol vital en la evolución. Por ello, desde Santillana Proyectos, creemos necesario preparar a los estudiantes para ser originales, potenciando su capacidad de ser innovadores, emprendedores y creativos en todos los ámbitos de la vida.