Trabajo con Proyectos Santillana en el colegio Trinitario Seva

En este artículo entrevistamos a las tutoras de Educación Primaria del colegio Trinitario Seva de Rafal (Alicante), María José Riquelme Ruiz y Mari Carmen Sánchez Soler, sobre su experiencia con Santillana Proyectos y sobre su motivación a la hora de utilizar esta metodología. Más concretamente nos hablarán de cómo han implementado el proyecto titulado «Quién es quién».

¿Por qué decidisteis utilizar esta metodología?

«Desde el centro queríamos un cambio de metodología para que los aprendizajes fueran más significativos y dinámicos, y poder presentar a las alumnas y los alumnos materiales más motivadores y que los implicaran de una forma más activa. Así que decidimos empezar a trabajar por proyectos en el primer ciclo e ir incorporando este método de manera progresiva en los diferentes cursos, ya que consideramos que favorece no solo una participación más activa por parte de los estudiantes, sino también una mayor implicación de las familias en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Para la mayoría de los docentes del centro es una metodología es nueva, ya que solo llevamos trabajando con ella dos cursos, pero hemos de decir que con el proyecto de Santillana “Quién es quién”, que realizamos en el segundo trimestre, hemos notado una evolución positiva por parte del alumnado, y por nuestra parte también.

El hecho de tener un cuaderno de trabajo planificado con una gran variedad de propuestas facilita el desarrollo y elaboración de nuevas tareas, como hicimos, por ejemplo, con la actividad motivadora del evento inicial, distinta a la del proyecto de Santillana».

¿Cuál fue la actividad motivadora que utilizasteis en el evento inicial?

«Decidimos empezar el proyecto llamando la atención del alumnado para despertar un verdadero interés por estudiar la historia y sus personajes. En esta actividad inicial implicamos a diferentes miembros de la comunidad educativa (docentes, madres, padres y estudiantes).

Durante los días previos a la actividad, los niños y niñas nos vieron construir una máquina del tiempo, a la que llamamos Puerta Astral. Esta puerta nos serviría para viajar a otras épocas de la historia y traer a diferentes personajes históricos: Cleopatra, Cervantes, Mozart…, que interactuarían con el alumnado.

Para realizar la actividad motivadora reunimos a todo el alumnado en la sala multiusos del centro y pusimos en marcha la máquina. Se la mostramos diciéndoles que estaba rota y que si la conseguíamos arreglar íbamos a poder hablar con personajes de otras épocas. Tras tocar algunos engranajes, logramos que la puerta volviera a funcionar. Y a través de dicha puerta los alumnos y alumnas conocieron a algunos personajes del pasado que nos hicieron una visita y nos contaron algunas cositas sobre su vida.

Dos compañeras estaban disfrazadas de científicos. Fue muy impactante para ellos y disfrutaron mucho, pues los efectos especiales de luces, sonido y humo, unido a la caracterización de los personajes, ayudaron a que trocitos del pasado nos acompañaran en el presente durante unos instantes».

¿Cómo habéis utilizado el cuaderno del proyecto?

«El cuaderno del proyecto lo hemos utilizado como complemento a los materiales del portal web. La información que ofrece el portal es muy completa y se adapta perfectamente a la edad del alumnado, y a partir de ella surgían comentarios y preguntas que nos hacía profundizar más en los temas tratados. Al final de la sesión realizábamos las fichas del cuaderno de actividades y alguna actividad complementaria.

Siempre hemos trabajado los contenidos del proyecto a través del portal web de Santillana y el cuaderno lo utilizábamos después como complemento para consolidar los contenidos adquiridos a través del portal».

¿Cómo se han mostrado los alumnos y alumnas durante el proyecto? ¿Han querido profundizar en algún tema del proyecto?

«Sin duda los estudiantes se han mostrado más motivados, deseaban que llegara la hora de Sociales para continuar con el proyecto, y se mostraban expectantes por saber cuál era el siguiente personaje que tocaba estudiar. Tanto para nosotras como maestras como para nuestro alumnado, la experiencia ha sido fabulosa. Hemos conseguido que muestren un verdadero interés en aprender y que se sientan motivados y participativos, y, sobre todo, hemos disfrutado del proceso.

Los alumnos y alumnas han estado muy motivados desde el principio. El evento inicial les gustó mucho y cuando volvían de casa siempre nos contaban algo sobre los personajes del proyecto. Por ejemplo, sabían muchas cosas de Mozart, personaje del cual muchos habían visto la película Amadeus, y nos preguntaban sobre si lo narrado en la película era cierto.

Y las actividades posteriores (por ejemplo, que escribieran su nombre mediante jeroglíficos o la elaboración de las vidrieras) les han gustado mucho».

Como docentes, ¿qué os aporta trabajar con la metodología del trabajo por proyectos?

«El trabajo por proyectos cuenta con una metodología activa, flexible y cambiante. Proporciona libertad de trabajo y adaptación a los intereses de los niños y niñas, así como una atención más individualizada para aquellos que presentan mayores dificultades de aprendizaje.

Posibilita crear y modificar diferentes propuestas didácticas todas las veces que sea necesario, ampliar y/o suprimir contenidos en función de las necesidades del alumnado, y adaptarnos y evolucionar tanto a docentes como a estudiantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que promueve el desarrollo de las competencias desde un enfoque globalizador.

Sin duda, preferimos el trabajo por proyectos antes que otras metodologías más tradicionales centradas en el rol del maestro como el único responsable del aprendizaje en el aula y en unidades didácticas que presentan temas y centros de interés más cerrados a posibles modificaciones.

Además, es una metodología que promueve el trabajo cooperativo en el aula, pudiendo designar al alumnado diferentes roles que fomenten su vínculo y mediante el que puedan estrechar sus relaciones y fomentar su responsabilidad tanto individual como grupal.

Como docentes nos gusta más este tipo de metodología, ya que al ser más activa y participativa vemos a los estudiantes más motivados por aprender. Y, al mismo tiempo, tenemos a las familias más implicadas».

Así nos cuentan su experiencia con Santillana Proyectos desde el colegio Trinitario Seva. Os animamos a expresar vuestras opiniones y vivencias en nuestro blog.

¿Hay diferencias en el aprendizaje de niñas y niños?

Si bien es cierto que en los últimos años hemos avanzado mucho en lo que respecta a la igualdad de género, también lo es que siguen existiendo comportamientos y actitudes sexistas en la sociedad actual. Seguimos escuchando comentarios que evidencian que aún nos queda un largo camino por recorrer.

Como educadores, los docentes tenemos la obligación de enseñar en igualdad, por lo que nuestro papel resulta primordial a la hora de generar un pensamiento crítico en el alumnado rompiendo estereotipos y derribando las barreras que en ocasiones nos impone la sociedad.

En este sentido es fundamental tener una actitud proactiva para hacer que las niñas y los niños reflexionen sobre sus propios comportamientos y actitudes en su día a día, ya sea en el colegio, en casa o en la calle. Debemos ser conscientes de que es en la infancia donde se constituye la identidad de género de la persona y donde se establecen los cimientos sobre los que se desarrollará la personalidad del futuro adulto y sus valores.

El trabajo por proyectos resulta un método de enseñanza favorecedor para el desarrollo del pensamiento crítico, ya que se basa en un aprendizaje que parte de la experimentación, el análisis de casos concretos, el debate, la confrontación de ideas, la búsqueda de soluciones, a la vez que potencia el análisis crítico de la información, la responsabilidad personal y colectiva, y las habilidades de relación interpersonal.

En el presente artículo queremos resaltar la importancia de educar por y para la igualdad. Para ello os proponemos diferentes actividades con las que el alumnado puede desarrollar una actitud crítica sobre sus propias acciones y comportamientos.

Os recordamos que en el artículo «Actividades complementarias para tratar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora relacionadas con los proyectos “¿Dónde vives tú?” y “¿Qué quieres ser cuando seas mayor?”» encontraréis propuestas de actividades vinculadas a Santillana Proyectos dirigidas a trabajar los prejuicios e ideas preconcebidas en cuanto a género se refiere.

Propuestas para trabajar la igualdad de género a través de los proyectos

Desde el proyecto «De carne y hueso» de Nivel III se nos propone en una de sus tareas, referida a la función de reproducción, concretamente en su actividad final, la realización de un debate en clase sobre algunos estereotipos. Esta actividad puede resultar muy interesante para conocer cuál es su opinión y que al mismo tiempo oigan otros puntos de vista.

Para facilitar el debate podemos formularles preguntas, además de las propuestas, como: ¿creéis que hay diferencias entre niños y niñas a la hora de practicar algún deporte?; ¿vosotros y vosotras jugáis juntos en el patio?; ¿pensáis que existen juguetes para niños y juguetes para niñas?, ¿por qué?; ¿la ropa que llevamos nos hace diferentes?; ¿pensáis que existen trabajos para hombres y trabajos para mujeres?; ¿qué queréis ser de mayores?, ¿existe algún aspecto físico que os impida ejercer un determinado trabajo como puede ser bombera o futbolista?…

Practicamos el juego de roles por equipos en los que simulamos diferentes situaciones que evidencien actitudes sexistas de la vida real. Una vez representadas todas las situaciones, reflexionamos sobre lo que hemos visto y dramatizado. Para ello podemos proporcionar distintas tarjetas a cada equipo para que preparen durante unos 15 minutos las representaciones.

Vemos el vídeo «¿Qué significa hacer algo como una niña?» , que pone de manifiesto los estereotipos que existen en la sociedad sobre cómo se comporta una niña. A partir de ahí generamos un debate y la posterior reflexión sobre si existen diferencias por nacer niño o niña a la hora de actuar o realizar cualquier acción, como puede ser correr o chutar un balón, o si son impuestas.

Analizamos por parejas o por equipos los catálogos de juguetes. Para ello les repartimos diferentes catálogos en papel o les mostramos catálogos disponibles en internet. Seguidamente les pedimos que echen un vistazo a los catálogos durante unos minutos. A continuación, les preguntamos: ¿qué os ha llamado la atención?, ¿qué juguetes os gustan más?

Les explicamos el concepto de estereotipo y rol de género poniendo ejemplos del propio catálogo (secciones de juguetes separadas para niños y niñas, uso de los colores rosa y azul, clasificación de juguetes domésticos, de aventuras, etc.).

Después, les planteamos preguntas para que reflexionen: ¿os parece bien que se dividan los juguetes de esta forma?, ¿y que os digan a qué podéis jugar y a qué no?; ¿qué os dirían los adultos a vosotras si escogéis un juguete considerado de niños?, ¿y a vosotros si escogéis uno considerado de niñas?

Finalmente podríamos ampliar la actividad elaborando un catálogo no sexista por equipos o entre todos.

Resulta necesario educar en la igualdad de género en las escuelas desde edades tempranas para favorecer la interiorización de un comportamiento cívico entre hombres y mujeres. En estas edades (de 0 a 12 años) están libres de prejuicios, por lo que fomentar el sentimiento de igualdad repercutirá en su desarrollo como persona adulta.