Artículos

Sinopsis de expertos en educación sobre resultados, aportaciones…, de esta metodología en el desarrollo madurativo y cognitivo del alumnado.

Mural de seguimiento, una herramienta para no perder el hilo

Los proyectos pretenden potenciar el desarrollo de las competencias y, para ello, usamos un tipo de evaluación formativa, es decir, una evaluación que se preocupa del seguimiento del alumno y de revisar su aprendizaje a lo largo del mismo. Además, ya hemos trabajado en otros artículos la importancia de la metacognición por parte de los alumnos y alumnas, es decir, la toma de conciencia de lo que están aprendiendo. Pero seguro que muchos de vosotros os preguntáis cómo lo hacemos real. ¿Qué podemos hacer para conseguir estos propósitos?

En este artículo os presentamos una propuesta para ayudaros con el seguimiento del proyecto y la toma de conciencia por parte del alumnado (si necesitáis recordar información sobre la evaluación formativa os recomendamos leer el artículo ¿Qué es la evaluación formativa y formadora?

¿Qué es el mural de seguimiento?

El mural de seguimiento es un recurso que podemos utilizar en el aula y que favorece la asimilación de contenidos al mismo tiempo que facilita la presentación de nuevos conceptos a trabajar y/o el repaso de lo ya trabajado durante el proyecto.

Para ello podemos utilizar un tablón de corcho o un papel continuo en la pared (como podéis ver en las imágenes), de manera que el alumnado pueda acceder de forma visual a aquellos contenidos, tareas y aprendizajes realizados o por realizar en el proyecto que nos ocupa, siendo para ellos y para nosotros mismos una guía visual de gran utilidad en la que se puede ver de dónde partimos, dónde nos encontramos y qué nos queda por hacer.

Haremos un pequeño inciso en el aspecto visual antes de abordar la siguiente cuestión: como docentes, debemos tener en cuenta los distintos canales de aprendizaje (visual, kinestésico y auditivo) a través de los cuales los niños y niñas aprenden. Al mismo tiempo, debemos ser conscientes de que estos se encuentran interrelacionados entre sí y de que no todos aprendemos de la misma forma, por lo que debemos potenciar todos y cada uno de ellos.

A pesar de que, como resulta evidente, con este recurso potenciamos más el canal visual, también se favorece el canal auditivo y kinestésico, como veremos más adelante.

¿Cómo y cuándo puedo utilizar el mural de seguimiento en el aula? Os proponemos dos modelos

Por un lado, tenemos la alternativa de ir colocando en el mural los conceptos trabajados tras la finalización de cada tarea de investigación para que, tarea a tarea, vayamos construyendo el mural y dejando constancia de ese aprendizaje.

Por otro lado, tenemos la realización de un mapa conceptual que muestre, de forma organizada, los contenidos más importantes del proyecto. Aquí podemos ir elaborando el esquema contenido a contenido, tarea a tarea, o elaborarlo desde el comienzo del proyecto para tener una visión global del mismo.

*En el dosier del profesorado tenéis un mapa conceptual para cada proyecto que os sirve de guía.

Un buen momento para hacer uso de este recurso puede ser al comienzo de cada sesión. Durante los primeros minutos de clase podemos dejar que el alumnado se siente delante del mural (o desde su propio asiento, según la distribución de nuestra aula) para establecer con ellos un debate a modo de asamblea sobre los contenidos trabajados, recordando todo lo tratado en sesiones anteriores. Seguidamente adelantaremos aquello que vamos a trabajar en esta sesión, permitiendo que los niños y niñas puedan tener una visión global y más contextualizada del proyecto: de esta forma favorecemos la asimilación de conceptos a la vez que potenciamos la expresión oral y la competencia comunicativa, ya que dejamos que sean los propios alumnos quienes expliquen los contenidos abordados en cada tarea de investigación. También resulta muy interesante dejar que se levanten y señalen las imágenes para apoyar su explicación, permitiendo una mayor y mejor comprensión de los contenidos. Así estaremos teniendo en cuenta los distintos canales de aprendizaje que mencionamos anteriormente.

Otro momento en el que podemos utilizar este recurso es al final de la sesión, durante los últimos minutos de clase, a modo de metacognición. Esto nos permitirá detectar dificultades de aprendizaje en nuestro alumnado además de potenciar la autoevaluación.

En definitiva, el mural de seguimiento es un recurso para utilizar en nuestra aula que resulta de gran utilidad para la asimilación y repaso de contenidos, guía de trabajo o incluso para detectar dificultades de aprendizaje en determinados conceptos por parte de nuestro alumnado. Además, en él ponemos en marcha las diferentes formas con las que niños y niñas aprenden y con el que fomentamos particularmente la competencia comunicativa.

Ideas clave para una buena aplicación de la secuencia de un proyecto

Muchos de vosotros y vosotras estaréis ahora mismo inmersos en la tarea de preparar programaciones, actividades y proyectos para este nuevo curso. Para ayudaros en el proceso, repasamos en este artículo las principales claves de las tres fases de un proyecto: inicial, desarrollo y final, seguidas de algunos consejos y recordatorios para que vuestros proyectos de este año sean aún mejores que los del año pasado. ¿Empezamos? ¡Vamos allá!

La fase inicial

Como ya vimos en el artículo dedicado a la fase inicial de los proyectos: Etapa inicial de un proyecto: el punto de partida, la finalidad principal es la de preparar al alumnado para el aprendizaje. Para ello, las actividades tendrán que cumplir los siguientes requisitos:

  • Presentar el tema de forma motivadora.
  • Evaluar y activar los conocimientos previos de alumnos y alumnas.
  • Compartir objetivos de aprendizaje y criterios de evaluación.
  • Anticipar y planificar las acciones y tareas necesarias para dar respuesta a la situación inicial.

En esta primera fase, resulta interesante tener en cuenta los siguientes consejos a la hora de planificar las actividades:

  ●        Preparar algunas preguntas para iniciar un debate sobre el tema que trabajaremos en el proyecto. De esta manera, generamos interés por el tema de trabajo y, a la vez, identificamos los conocimientos previos del alumnado.

●        Presentar la rúbrica de evaluación que utilizaremos al finalizar el proyecto o utilizar una base de orientación. Estos dos instrumentos nos permitirán dar a conocer los objetivos de aprendizaje y criterios de evaluación a la vez que se anticipan las tareas que serán necesarias durante el proyecto.

También podéis leer al artículo Gamificamos el proyecto «Nuestros antepasados los romanos» para Educación Primaria como ejemplo de aplicación de estrategias de gamificación y personalización de los proyectos.

La fase de desarrollo

En el artículo Guía para llevar a cabo las tareas de investigación aprendimos que, a menudo, esta fase es la más larga del proceso de un proyecto de aprendizaje. Recordad que las actividades que proponemos en este momento tienen que ir enfocadas a:

  • Introducción de contenidos.
  • Regulación y autorregulación del aprendizaje.
  • Regulación de las estrategias.

Así pues, durante esta fase se llevarán a cabo, sobre todo, las tareas de investigación y tratamiento de la información con actividades concretas para comprobar el correcto funcionamiento del proceso. Para asegurar que todas estas actividades cumplen los requisitos anteriormente explicados, se pueden seguir los siguientes consejos:

  ●        El uso de estructuras cooperativas en este momento del proyecto, sin olvidar las actividades individuales, ayudará a fomentar el aprendizaje social, basado en la interacción entre los miembros del equipo.

●        Los organizadores gráficos pueden ser un buen soporte para trabajar la información recogida durante las tareas de investigación. Además, ayudan a desarrollar las habilidades y capacidades relacionadas con el tratamiento de la información.

●        Recordar la rúbrica o base de orientación, en caso de que hagamos uso de este tipo de instrumentos, para validar que las tareas realizadas están alineadas con la consecución de los objetivos establecidos.

La fase final

Esta fase es de síntesis. Como ya vimos en el artículo Qué actividades trabajaremos en la fase final, los requisitos que debemos tener en cuenta a la hora de diseñar las actividades en esta fase son los siguientes:

  • Presentar la resolución de la situación inicial.
  • Aplicar los nuevos aprendizajes en contextos diversos.
  • Reflexionar sobre lo que se ha aprendido y cómo se ha aprendido.

Para esta última fase de los proyectos, hay algunos consejos que es importante recordar al plantear las actividades. Algunos de ellos podrían ser:

  ●        Aprovechar la tarea de presentación de los resultados para fomentar y valorar también las habilidades comunicativas del alumnado.

●        Proponer actividades que ayuden al alumnado a reflexionar sobre su propio aprendizaje: qué he aprendido y cómo lo he aprendido.

●        Proponer algunas actividades descontextualizadas que permitan al alumnado aplicar los conocimientos adquiridos en otras situaciones.

Esperamos que con este artículo hayamos podido ayudaros a refrescar algunas ideas de cara a retomar el trabajo por proyectos para este nuevo curso. Recordad que estos consejos son orientativos y que podéis aprovecharlos tal y como os los explicamos o bien adaptarlos para que se ajusten mejor a vuestras necesidades.

Y no olvidéis que, si tenéis otras ideas y consejos que queráis compartir con otros profesores, podéis dejarlos en la sección de comentarios.

¡Buen inicio de curso a todos y todas!

Pautas para continuar los proyectos durante el verano y con las familias

Tras el curso escolar llegan las deseadas vacaciones y queremos proponeros actividades para que vuestros alumnos y alumnas sigan aprendiendo tras el gran trabajo realizado durante el año escolar.

En este artículo os facilitamos ideas para mostrar a las familias y que así los alumnos y alumnas sigan aprendiendo y manteniendo la experimentación, investigación y manipulación durante estos días con su ayuda.

Como muchos de vosotros ya sabéis, el trabajo por proyectos es una de las metodologías globalizadoras que mejor encajan en el aprendizaje significativo. Enseñaremos a las familias a crear sus propios miniproyectos durante las vacaciones con actividades que enlazan con alguno de los proyectos que seguramente habréis trabajado en clase.

Como acción previa a estos miniproyectos podemos enviar una carta a las familias al final de curso indicándoles qué pueden hacer con sus hijos para afianzar aprendizajes, de forma que les demos las «tareas» ya estructuradas. Un ejemplo podría ser:

Queridas familias:

Con el fin de que vuestros hijos e hijas consoliden los conocimientos aprendidos durante el año, os facilitamos a continuación una serie de actividades lúdicas para que sigan disfrutando de su aprendizaje de una forma divertida y experiencial y podáis acompañarlos en su aventura de aprender…

Miniproyecto «Mi caja de recuerdos»

Este miniproyecto propone buscar objetos en la naturaleza para repasar conceptos aprendidos durante el año. Por tanto, la contextualización es la propia actividad que realicen las familias en el entorno y les indicaremos que deben ayudar a sus hijos e hijas a hacerse preguntas sobre lo que observan: ¿qué hace ese animal?, ¿qué hace esa abeja en la flor?

La principal motivación de este proyecto es que fabriquen su propia caja de aprendizaje.

  • Tarea 1. Busca y clasifica

Actividad 1: Elige dos animales (o dos objetos) del lugar en el que te encuentras.

Actividad 2: Clasifica esos animales en vertebrados o invertebrados.

Actividad 3: Haz un dibujo de ellos o añade alguna fotografía que hayas hecho.

Actividad 4: ¿Por qué te gustan esos animales? ¿Cuál crees que es su punto fuerte?

Puedes clasificar los animales que veas y explicar las características que tiene ese animal (u objeto).

  • Tarea 2. Ordena y almacena

Actividad 5: Decide cómo vas a almacenar toda la información que has ido recogiendo durante las vacaciones para luego explicársela a tus compañeros de clase en septiembre.

Actividad 6: Puedes decorar la caja como más te guste.

Miniproyecto «Las letras también se bañan»

El objetivo de este miniproyecto es seguir practicando los conceptos y palabras clave aprendidos durante el curso. ¡Y qué mejor lugar que la piscina o la playa para trabajar esas palabras!

Actividad 1: Si tenemos letras de goma eva, las podemos usar para generar palabras clave. En este caso los padres lanzarían varias letras a la piscina o a la orilla del mar y los niños y niñas tendrían que ir a buscarlas y formar la palabra correcta. Palabras como ovíparo, herbívoro, carnívoro

Actividad 2: En esta segunda actividad se pueden hacer preguntas sobre las palabras clave: ¿qué animales son ovíparos?, ¿cuáles son herbívoros?, ¿habéis visto alguno durante las vacaciones?…

Miniproyecto «Mi libro viajero»

Podemos dar a las familias una hoja con varias preguntas. Por ejemplo, con el proyecto de «Nuestros antepasados los romanos», las familias pueden facilitar una libreta estilo diario a su hijo o hija para que exponga sus preguntas, aprendizajes, dibujos sobre lo que está viendo en su lugar de vacaciones…

  • Tarea 1. ¿Dónde estoy?

Actividad 1: ¿Cómo se llamaba la ciudad en la época de los romanos? En esta actividad tienen que realizar una labor de investigación. Los padres les pueden ayudar con las preguntas o les pueden leer las placas de la ciudad de forma que encuentren ellos mismos la respuesta.

 

Actividad 2: Dibuja la figura más representativa de la ciudad en la que te encuentras.

Actividad 3: La comida típica de este lugar es… Aquí podemos instarles a que, aparte de detallar la comida tradicional, investiguen cuál es la receta. Pueden preguntar a las personas de la ciudad, en restaurantes… y, por qué no, hacerla cuando lleguen a casa. También podemos pedirles que diferencien los alimentos saludables de la receta, así afianzamos los conocimientos aprendidos en el proyecto «¡A merendar!».

En resumen, se trata de pedir a las familias que fomenten el espíritu que hemos emprendido este curso para aproximar los contenidos escolares a la realidad en la que vivimos, y que ayuden a sus hijos e hijas a reflexionar, hacerse preguntas, investigar, experimentar, etc.

¡¡Estas vacaciones aprendemos todos juntos!!