Artículos

Sinopsis de expertos en educación sobre resultados, aportaciones…, de esta metodología en el desarrollo madurativo y cognitivo del alumnado.

El Portal Web de Santillana Proyectos como herramienta de aprendizaje

Las nuevas tecnologías ofrecen enormes ventajas a la hora de potenciar el aprendizaje, pero un mal uso conlleva un riesgo, como el acceso a contenidos no apropiados para menores. En el siguiente artículo encontraréis información al respecto: «Trabajar de forma segura con las herramientas digitales de los proyectos».

En este artículo queremos dar respuesta a una serie de cuestiones que posiblemente os hayáis planteado durante el desarrollo de los proyectos como: ¿qué es el Portal Web?, ¿en qué momento debemos/podemos utilizar este recurso digital?, ¿cómo utilizar el Portal Web?, ¿cuál es su función?

¿Qué es el Portal Web?

Se trata de un espacio creado específicamente por Santillana Proyectos para el desarrollo de los proyectos. La finalidad de este recurso es proporcionar a nuestro alumnado y a los docentes toda la información y los contenidos necesarios para llevar a cabo las tareas de investigación del proyecto.

En cada proyecto encontraremos una gran variedad de recursos multimedia en diferentes formatos: vídeos, presentaciones, audiciones, galerías de imágenes, láminas interactivas, mapas, enlaces web, animaciones…, seleccionados y creados según la edad y el nivel educativo. En los proyectos del Nivel I encontraremos recursos desarrollados para esta franja de edad, con toda la información necesaria para resolver las cuestiones planteadas en el cuaderno. En los proyectos del Nivel II y Nivel III encontraremos enlaces a páginas web, previamente seleccionadas, en las que el alumnado podrá complementar su investigación.

¿En qué momento debemos/podemos utilizar este recurso digital?

En el cuaderno de trabajo del alumno aparece un icono junto a aquellas actividades que requieren para resolverse de una búsqueda de información en el Portal Web, lo que no impide que el profesorado pueda proponer o utilizar otras fuentes de consulta. Por tanto, siempre que nos encontremos con dicho icono es porque existe al menos un recurso multimedia de los anteriormente citados relacionado con la consecución del objetivo por el cual ha sido diseñada esa tarea.

  • En el dosier del docente tenéis recogidos todos los recursos del Portal Web organizados según la tarea a la que pertenecen para facilitar su búsqueda.

  • También encontraréis en el dosier  la descripción de cada tarea y cómo trabajarla, incluyendo los recursos del Portal Web para que no os perdáis ninguno.

¿Cómo utilizar el Portal Web?

Podemos utilizar esta herramienta de cualquiera de las siguientes formas e incluso combinarlas según nos convenga.

  1. Proyectando el recurso para el gran grupo-aula en la PDI antes de la realización de aquellas actividades que portan el icono que nos indica que hay un recurso multimedia asociado.
  2. Mediante la utilización de las tabletas u ordenadores para que visualicen el recurso en pequeños grupos favoreciendo un ambiente de aprendizaje colaborativo y de esta manera puedan interactuar y/o volver a él si lo necesitan.

3. Indicar a nuestro alumnado que acceda al recurso desde casa involucrando así a las familias en el proceso de aprendizaje y utilizar el tiempo de clase para la práctica de conocimientos y la realización de las tareas tal y como se aplica en el modelo pedagógico de Flipped Classroom.

Debemos ser conscientes del contexto en el que nos encontramos y las características de nuestro centro educativo, aula y alumnado para escoger la forma que mejor se adecue a esta herramienta.

Así pues, los contenidos del Portal Web nos servirán tanto para ejemplificar contenidos e ilustrarlos como para preparar los contenidos de las próximas sesiones o realizar trabajos individuales y en grupo.

¿Cuál es la función del Portal Web?

Las funciones principales del Portal Web no son otras que: facilitar el aprendizaje desde una perspectiva constructivista en la que el alumnado adquiera un rol más activo en la búsqueda de información durante las diferentes tareas de investigación y ofrecer una gran variedad de recursos a los docentes para así facilitar el proceso de desarrollo de las tareas de investigación del proyecto.

De este modo no solo contribuimos al desarrollo de las competencias propias de cada proyecto, sino que también ayudamos a la competencia digital, de autonomía y aprender a aprender, puesto que aportamos ese espacio que cada alumna y alumno necesita para construir el aprendizaje y tratar la información según sus propios esquemas cognitivos, es decir, según su propio estilo de aprendizaje.

Consejos para sacar partido de la neuroeducación en Santillana Proyectos

Gracias al estudio del cerebro, el conjunto de ciencias que estudian el funcionamiento de este misterioso e importante órgano han ayudado a confirmar algunas de las hipótesis que tenían los teóricos del aprendizaje. De la misma forma, las investigaciones llevadas a cabo también han permitido refutar ciertos aspectos que ahora se consideran erróneos y descartar su uso en los procesos educativos. Sí, estamos hablando de la neuroeducación. ¿Sabes qué relación tiene con Santillana Proyectos? A continuación, te explicamos cómo sacar provecho a todo este conocimiento.

Para ello, vamos a basarnos en aquello que nos dice la neurociencia sobre el cerebro para comentar sobre tres ideas que podemos aplicar a nuestros proyectos de aprendizaje.

Al cerebro le gustan las sorpresas

Esta primera idea seguramente no os va a llamar demasiado la atención, ya que parece evidente que aquello que causa sorpresa, por definición, tiende a focalizar nuestra atención. Por eso, este es el efecto que queremos conseguir: que lo inesperado o aquello que no se había anticipado atrape la atención del cerebro. Teniendo en cuenta que la atención es un bien muy preciado en procesos de aprendizaje, parece buena idea incorporar una buena dosis de sorpresa a la hora de presentar el tema del proyecto.

Por otra parte, una sorpresa puede llevar asociado un efecto conocido como disonancia o conflicto cognitivo, algo que rompe con los esquemas previos del cerebro, que no encaja y pone en funcionamiento el cerebro con el objetivo de resolver dicho conflicto o disonancia. Este proceso es especialmente importante porque suele preceder a un incremento de la curiosidad, que, a su vez, es una de las emociones que ayudan a mejorar el aprendizaje y que nos ayudará a mantener la atención de nuestro alumnado en el proyecto.

De esta forma, presentar el tema del proyecto mediante el uso de la sorpresa e intentando crear un conflicto cognitivo en el alumnado son dos ideas que, según la neurociencia, pueden resultar de gran ayuda para mejorar su rendimiento durante el desarrollo de un proyecto de aprendizaje. Tenéis algunos ejemplos de propuestas en los siguientes artículos:

El cerebro trabaja mejor acompañado

Otra de las ideas que hace tiempo que se sabe que funciona en el ámbito educativo, y que la neurociencia ha podido confirmar, es la disposición del cerebro para aprender junto con otros cerebros. Se ha demostrado que al cerebro le gusta trabajar en compañía y que se vuelve mucho más activo cuando realiza actividades de forma cooperativa con otros cerebros. Numerosos estudios llevados a cabo parecen haber concluido que la mejora del rendimiento académico y las relaciones satisfactorias entre compañeras y compañeros dependen más del trabajo cooperativo en el aula que del trabajo individual o competitivo. Esa conclusión pone de relieve que existe una correlación entre ambos factores: el rendimiento académico y las relaciones satisfactorias entre el alumnado.

Esta idea es aplicable también a la metodología del aprendizaje por proyectos, en los que, a menudo, disponemos de diversas tareas de aprendizaje concretas que se pueden llevar a cabo de forma cooperativa.

Para realizarlo de manera adecuada es importante tener en cuenta los cuatro principios del aprendizaje cooperativo:

  • Interdependencia positiva.
  • Interacción cara a cara.
  • Responsabilidad individual y grupal.
  • Habilidades sociales.

Recordad que en los siguientes artículos tenéis algunas propuestas para aplicar el aprendizaje cooperativo en Santillana Proyectos.

Cuéntale una historia a tu cerebro

Finalmente, terminamos esta lista de ideas con una idea que es especialmente interesante. Según la neurociencia, el cerebro de las personas tiende a recordar más las historias que los datos individuales. Es decir, el alumnado aprenderá mejor si los contenidos que se están trabajando se pueden presentar de forma que hilvanen algún tipo de narración. De esta forma, los datos aislados se relacionan con otros, permitiendo que el cerebro pueda fijarlos mejor, mediante los procesos de memorización, y, en consecuencia, también puede recuperarlos más adelante gracias a estas relaciones establecidas en forma de narración.

Esta idea es especialmente interesante en el ámbito de los proyectos y, por eso, los proyectos de Santillana disponen de un hilo conductor a través de sus diferentes fases. Así pues, una buena idea para mejorar el proceso de aprendizaje podría ser desarrollar este hilo conductor en forma de una pequeña historia.

En este caso, lo que buscamos es intentar fomentar un estado emocional que sea propicio para el aprendizaje, centrando la atención del alumnado y ayudando a fijar, mediante la combinación de un hilo conductor y un estado emocional adecuado, aquello que están trabajando a través del proyecto de aprendizaje.

En alguna ocasión os hemos hecho alguna propuesta en este sentido, que podéis recuperar en estos enlaces:

Esperamos que este artículo sea de vuestro interés y que, como mínimo, haya podido captar durante unos momentos la atención de vuestro cerebro. Si tenéis más propuestas sobre cómo aplicar estas ideas a alguno de nuestros proyectos, podéis dejarlas en la caja de comentarios.

¡Hasta la próxima!

Usar el cuaderno de equipo de Santillana Proyectos

En Santillana Proyectos, apostamos por el trabajo cooperativo para la realización de las tareas de investigación. Tal es así que al inicio de todos los proyectos podéis encontrar una propuesta para organizar el trabajo en equipos cooperativos.

Además, en artículos anteriores os presentamos otras propuestas para incluir el trabajo cooperativo en vuestros proyectos:

Antes de trabajar de manera cooperativa…

Si ya conocéis un poco las características del trabajo cooperativo, sabréis que este requiere de diferentes factores para poder ser efectivo, es decir, para que nuestro alumnado trabaje de manera cooperativa antes tiene que aprender a hacerlo.

El primero de estos aprendizajes consiste en conocernos, por eso antes de emplear el trabajo cooperativo en los proyectos debemos realizar dinámicas de cohesión para que nuestro alumnado conozca con quién va a trabajar. Después, formaremos los grupos y les mostraremos cómo se trabaja de manera cooperativa usando algunas de las estructuras que os hemos propuesto en los artículos y en el Manual de formación docente.

Si todavía estamos en esta fase, podemos trabajar igualmente los proyectos, pero en grupos esporádicos y no en grupos cooperativos formales.

Preparación del trabajo cooperativo

Una vez que sepamos qué producto vamos a realizar y qué vamos a aprender, podemos empezar a organizarnos.

Para ello os proponemos que en cada grupo se creen y se asuman roles y responsabilidades:

  • Secretaria/secretario.
  • Portavoz.
  • Coordinadora/coordinador.
  • Supervisora/supervisor.

Dentro de cada grupo hay que decidir quién se hará cargo de cada rol. Esta asignación puede realizarla cada grupo o, si es el primer proyecto que llevamos a cabo de esta manera, podemos distribuir directamente nosotros los roles. Si lo hacemos así, debemos seleccionar al alumno o alumna que creemos que puede hacerlo mejor, puesto que al ser el primero en asumir este cargo será el referente que tengan los demás cuando les toque a ellos desempeñarlo.

Cómo usar el cuaderno del equipo

En el libro del docente de cada proyecto disponéis de toda la información y plantillas para usar el cuaderno del equipo:

  1. Composición del equipo: se deciden los roles que asume cada miembro del equipo y se pone un nombre al equipo. También pueden inventarse un logo o hacerse una foto de grupo y añadirla a la plantilla.
  2. Plan del equipo: el equipo se organiza. Decidimos como grupo en qué queremos focalizar nuestro trabajo (entendernos mejor sin discutir, hacer que todos colaboren, etc.) y también como participantes individuales pensamos en nuestro propósito (participar en todas las decisiones, decir mi opinión respetando la de los otros, ayudar a mejorar la presentación del trabajo, etc.).
  3. Diario de las sesiones: se registra el trabajo del equipo analizando si estamos siguiendo la planificación prevista, cómo hemos trabajado en el equipo (si hemos tenido conflictos, dificultades, etc.) y qué hemos aprendido. Este registro se puede realizar al finalizar cada sesión o cada tarea de investigación.
  4. Revisión del plan de equipo: hay dos tipos de evaluación del trabajo en equipo: una individual y otra en equipo. La valoración individual es la que se realiza con la plantilla que cada alumna o alumno tiene en su dosier del proyecto, mientras que la valoración del equipo se hace con la plantilla que se proporciona en el libro del docente.

Aun así, os proponemos otros consejos para cuando estéis usando este material:

  • En el diario de sesiones, aunque el/la secretario/a se encargue de escribir, la decisión sobre qué escribir debe realizarse por consenso. También podríamos optar por que cada vez sea un miembro del grupo el que exprese su posición o punto de vista de esa sesión o tarea, pero de esta manera los demás miembros del grupo no tendrían opción a debatir si tienen otro punto de vista y/o corregir a su compañera o compañero si su reflexión no ha sido acertada.
  • La primera vez que utilicemos el cuaderno del equipo nos requerirá más tiempo, puesto que tendremos que explicar qué hacer en cada momento y proporcionar más pautas a los equipos sobre cómo aplicarlo. A medida que vayamos realizando varios proyectos y nuestro alumnado esté acostumbrado a usar el cuaderno del equipo, veremos cómo ganan en autonomía tanto a la hora de rellenar el cuaderno del equipo como a la hora de realizar las tareas.
  • Una buena opción antes de valorar el trabajo del equipo es realizar primero una individual. Cada miembro del equipo piensa individualmente cómo ha funcionado el trabajo en equipo y después lo pone en común con los demás. De las reflexiones y discusión de todos los miembros del equipo saldrá la evaluación que se registra en la plantilla de revisión del plan de equipo.

El uso del cuaderno del equipo requiere también de un proceso de aprendizaje que se llevará a cabo con el trabajo en varios proyectos Santillana. A medida que lo vayamos usando, más provecho le iremos sacando e irá funcionando mejor con nuestro alumnado.